Parte del tratamiento para el control de los síntomas de la diabetes es realizar ejercicio. La actividad física constante ayuda a reducir tus niveles de glucosa en la sangre, mejora tu ritmo cardiaco, etc. ¿Quieres conocer más razones para ejercitarte? Sigue leyendo.

1. Mejora niveles de glucosa en la sangre: El ejercicio ayuda a quemar calorías. También hace que el cuerpo sea más sensible a la insulina, por lo que la utiliza más eficazmente.

2. Controla los niveles de lípidos en la sangre: A través de la actividad física reduces tus niveles de colesterol “malo” y el de los triglicéridos, mientras que aumentas el del colesterol “bueno” que ayuda a proteger tu corazón.

3. Ayuda a usar menos medicamentos: Debido a que el ejercicio ayuda a bajar de peso y a mejorar el control de glucosa, con el tiempo puedes necesitar menos insulina o medicamentos.

4. Pierdes peso: Una rutina de ejercicio te ayuda a bajar de peso y a mantenerlo. Es importante que consultes a tu médico antes de seleccionar alguna rutina, para que te aconseje acerca de cuál es el más adecuado para tu condición y tu estado físico.

5. Disminuye presión arterial: El ejercicio ayuda a tu corazón a bombear la sangre con más fuerza y con un ritmo más lento.

No hay pretextos para no ejercitarte. Si eres constante y paciente, en pocas semanas notarás los cambios favorables en el control de tu diabetes. ¡Buena suerte!