El director se refirió a Nosotros los nobles, de Gary Alazraki y No se aceptan devoluciones, de Eugenio Derbez, que -anotó- han arrasado en taquilla.

La industria cinematográfica mexicana vive un año muy interesante, lo cual queda de manifiesto con la presentación de las dos películas más taquilleras de la historia, afirmó el cineasta mexicano Amat Escalante.

En el marco de la 61 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Escalante se refirió a Nosotros los nobles, de Gary Alazraki y No se aceptan devoluciones, de Eugenio Derbez, que -anotó- han arrasado en la taquilla.

Recordó que esta última consiguió que el día del estreno fueran 750 mil personas a verla.

También el año pasado Carlos Reygadas regresó galardonado del Festival de Cannes con Post Tenebras Lux, y eso «es también parte del año de México».

Escalante preside este año en San Sebastián (norte de España) el jurado del XII Encuentro Internacional de Estudiantes de Cine, además de que compite en la sección «Horizontes Latinos», con Heli , con la que obtuvo el Premio a la Mejor Dirección en el pasado Festival de Cannes.

Con un equipo integrado por alumnos de las escuelas participantes, Escalante evaluará 13 cortometrajes de los estudiantes de cine de otras tantas nacionalidades, que otorgarán los Premios Panavisión y Agencia Freak a los mejores trabajos.

Ellos tendrán que elegir también los nombres de los tres directores que participarán el próximo año en el Festival de Cannes, en el apartado Short Film.

Para Escalante, está siendo muy interesante encontrarse con estos nuevos valores, «y me da un poco de respeto, pero pienso que puedo aportar una perspectiva diferente de lo que es el aprendizaje del oficio del cine».

De formación autodidacta, explicó que aunque no ha tenido una escuela formal, ha dedicado muchos años de su vida a aprender y estudiar.

«Dejé la escuela a los 15 años para dedicarme al cine, y desde entonces me convertí en autodidacta: estudié mucho por mi cuenta, hice algunos cursos de cine, tomé otro específico de documental, pero sobre todo he leído sobre cine todo lo que he encontrado y he visto y sigo viendo muchísimas películas», expresó.

Indicó que «de una u otra manera, yo creo que todos hemos sido estudiantes, cada uno con su trayectoria».

«Lo más importante es que formar parte de una escuela es pertenecer a una generación y aprovechar el intercambio y la riqueza de aprender de lo que hacen los otros, con los que estás en el mismo momento y con inquietudes muy parecidas».