Tener salud, en la mayoría de los casos, está en nuestras manos. Con una dieta sana y equilibrada, un poco de ejercicio físico y unos aportes vitamínicos, podrás asegurarte una buena salud.

Lo cierto es que con una buena alimentación que incluya una gran diversidad de alimentos no necesitamos tomar ningún suplemento. Sin embargo, hay algunos que son muy recomendables. Te detallamos algunos de los aportes vitamínicos que puedes añadir a tu dieta:

La lecitina de soja es un derivado de la soja posee grasas buenas, vitaminas del grupo B, vitamina E, fósforo, colina e inositol… todas ellas son sustancias importantes para el organismo. La lecitina mejora la concentración y la memoria. También reduce el colesterol.

La levadura de cerveza es un fermento que procede del gluten contenido en la cebada. Este aporte es rico en proteínas y vitaminas del grupo B ideal para suplementar dietas deficientes.

La Coenzima Q10 se utiliza para oxigenar corazón y cerebro. La deficiencia de esta coenzima está relacionada con enfermedades cardiovasculares. Por ello, tomarla como suplemento puede ayudar a prevenir estos problemas de salud.

Para alejar catarros y virus, muy normales en esta época del año, recurre a los antioxidantes, que mejoran el sistema inmune.

El ginseng y el guaraná aumentan la vitalidad y la capacidad mental.

La jalea real es muy beneficiosa para la salud. La jalea real estimula las defensas naturales del organismo, aporta energía, incrementa la resistencia, mejora el funcionamiento del aparato digestivo…

Cuando los niños están creciendo, en épocas de adolescencia, para fortalecer los huesos pueden administrarse suplementos con calcio y vitamina D.