Laura expuso al periódico Basta!, que a partir de ya mandará al rincón del olvido a sus hermanas.

Yo no tengo hermanas, mis hermanas son María Eugenia Ríos y Angélica María, esas son mis hermanas. La gente que me quiere, que me ama, que me respeta, no son mis hermanas aquellas a las que te refieres (las Sodi)», recalcó.

Agregó que espera que algún día su abuela Eva Mange, decida hacer lo mismo pues constantemente sigue quejándose de la falta de pago de sus «miserables» nietas. «Nada más me dice: ‘ojalá que me devuelvan mi dinero’. Cómo crees que se lo van a devolver, son unas miserables, pobrecitas».