¿A quién no le gusta andar descalzo? Qué bien se siente llegar a casa después de una larga jornada de trabajo y poder quitarte los zapatos. Y eso que seguramente aún no conoces los beneficios de caminar descalza. ¡Olvídate del calzado por un momento!

Caminar es un buen ejercicio, te mantiene en forma y saludable. Y si lo haces sin zapatos es mucho mejor. Tocar el piso con los espíes estimula la circulación y el cuerpo se oxigena aún más. Ejercitas las piernas y evitas la aparición de las várices.

Los pies tienen muchas terminaciones nerviosas que estimulan algunos órganos como los ojos, los riñones, el corazón, etc. Cuando tocan las diferentes texturas del suelo ayudas a eliminar toxinas del cuerpo.

Otro beneficio de caminar descalza es que te liberas del estrés. Entras en contacto con la naturaleza y te recargas de energía positiva.

Si vas a caminar descalza, procura hacerlo en una superficie suave. Por ejemplo, sobre el césped o la arena. Esto te relajará y refrescará.

Y lo mejor de todo es que cualquiera puede disfrutar de los beneficios de caminar descalzo.

¡Tus pies te lo agradecerán!