Una dieta vegetariana correctamente planeada (bajo la supervisión de un nutriólogo) proporciona suficientes nutrientes y tiene muchos beneficios para tu salud, además de ser más ecológica. La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard explica las ventajas que dejar de comer carne y ser vegetariano tiene.

Ser vegetariano te protege del cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes

En comparación con las personas que comen carne, los vegetarianos consumen menos grasa saturada y colesterol, y más vitamina C y E, fibra dietética, ácido fólico, potasio, magnesio y otros nutrientes vegetales como carotenoides y flavonoides. Por lo tanto, si eres vegetariano tienes menos colesterol «malo» (LDL), presión sanguínea más baja y menor índice de masa corporal (IMC), lo cual está relacionado con mayor esperanza de vida y menor riesgo de padecer enfermedades crónicas, como:
Enfermedades cardíacas: los vegetarianos tienen, en promedio, 25% menos probabilidad de morir de una enfermedad del corazón, según un análisis combinado de más de 76 mil participantes. Los alimentos que protegen a tu corazón incluyen los granos integrales y las leguminosas, que se digieren en más tiempo y tienen índice glucémico bajo (ayudan a que los niveles de azúcar se estabilicen).

Cáncer: comer frutas y vegetales reduce el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, la evidencia científica es abundante. Además, existen estudios que comprueban que los vegetarianos tienen menor incidencia de cáncer que el resto de las personas. Si dejas de comer carne roja (aunque no te conviertas en vegetariano), tu riesgo de cáncer de colon disminuye considerablemente, según un reporte del Fondo Mundial de Investigación de Cáncer.

Diabetes tipo dos: una dieta basada en vegetales puede reducir el riesgo de padecer diabetes tipo dos, pues existe una correlación entre comer carne roja (especialmente carne procesada, como tocino y salchichas) y el riesgo de padecer esta enfermedad.