Actualmente, son cada vez más los que padecen algún tipo de enfermedad bucodental. Existen multitud de enfermedades que podemos tener en los dientes; unas leves como caries y otras algo más complejas como enfermedades en las encías o incluso, cáncer de boca.

Es muy importante trabajar la prevención de la salud bucodental y debemos empezar desde pequeños. Si tuvieramos buenos hábitos alimenticios, cuidaramos nuestros dientes, fuéramos al dentista a revisión y nos hiciéramos los chequeos pertinentes, podríamos prevenir más de una enfermedad.

Las enfermedades bucodentales pueden convertirse en un obstáculo importante para disfrutar de una vida saludable. Hay que valorar y proteger la salud bucodental antes de que ocurran los problemas. Se tiene más riesgo de padecer cáncer de boca si se consume tabaco o alcohol y por el virus del papiloma humano. Los profesionales de salud bucodental pueden tener un papel clave en la detección temprana al examinar a sus pacientes por señales de cáncer bucal en las revisiones.

Las enfermedades bucodentales se pueden prevenir a través de hábitos saludables, como cepillarse los dientes por lo menos dos veces al día con pasta dental con flúor, usar hilo dental y enjuague bucal con flúor todos los días, realizar revisiones regulares, evitar las bebidas gaseosas, los jugos artificiales, las bebidas energéticas, los dulces y las golosinas, la comida basura y el tabaco y el alcohol.

La acumulación de biofilm oral (placa bacteriana) es la causa más común de patologías como la gingivitis, la caries y la periodontitis. Para evitarlo debemos cepillarnos los dientes después de cada comida y antes de acostarnos. Por ello, no hay nada mejor que cuidarnos la boca para poder prevenir enfermedades.