Aunque la oscarizada Penélope Cruz trató de mantener un perfil bajo en la pasada ceremonia de los Óscar, a la que acudió sin Javier Bardem y con un discreto vestido rosa que no fue muy bien recibido por los críticos, al mismo tiempo protagonizó uno de los episodios más controvertidos de la gala cuando, sin ella proponérselo, acabó identificada como «Salma Hayek» por la organización de los prestigiosos galardones.

A través del perfil de Instagram con el que iban filtrándose algunos momentos ocultos de la entrega de premios, la Academia de Hollywood cometió el error de publicar una fotografía de Penélope y Robert De Niro entre bastidores -antes de salir al escenario para presentar a los nominados al mejor guión adaptado- en la que aparecía el pie de foto «Salma Hayek y Robert De Niro se preparan para entregar su Óscar»: un fallo que no pasó desapercibido para los fans de las dos actrices antes de que la imagen desapareciera de la cuenta.