Cristian Castro quien es papá de un niño y una niña (Simone y Mikhail), se tacha como un mal padre por no dedicarles el tiempo necesario. «Soy mal papá sinceramente y no porque sea malo, más bien porque viajo mucho. Ser un padre ausente me da tristeza. Fue un poco irresponsable de mi parte tener hijos, pero ya los traje, y trato de estar lo más posible con ellos».

«Hay que dedicarles mucho tiempo, espacio y ahorita no lo tengo. Si en algún momento logro tener un equilibrio, y me podría estabilizar emocionalmente, podría volver a serlo, mientras tanto, no me gustaría tener más hijos», dijo el primogénito de Verónica Castro.