Correr no puede todo el mundo ya que se necesita más esfuerzo físico y, por ejemplo, la gente mayor en su mayoría no puede. Para los que estén ágiles y preparados para una ruta, que escuchen bien cuáles son los beneficios de correr.

Salir a correr es práctico ya que no se necesitan equipamientos caros, tan sólo un par de zapatillas adecuadas. Gracias a esto, mantenemos el cuerpo en forma. Uno de los principales beneficios de correr es el aumento de la capacidad aeróbica; también el fortalecimiento de los músculos y la mejora en la circulación sanguínea general.

Si salimos a correr varias veces a la semana, tendremos menos riesgo de sufrir enfermedades como hipertensión arterial, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, entre otras. Además, mantendremos nuestra figura y nos sentiremos guapas. Con este deporte se queman más calorías que con otros por lo que nos despedimos de la grasa de nuestro cuerpo. Para ello hay que hacerlo a menudo.

Respecto a los huesos, los fortalecemos gracias al movimiento aeróbico. Cuando corremos generamos endorfinas que nos provoca sensación de bienestar y alegría. Nuestro buen humor aparece, la autoestima la ejercitamos y nos sentimos mejor con nosotros mismos. ¡Fuera estrés!. En definitiva, salir a correr casi a diario nos incrementa el vigor físico, ayuda a regular el sueño y las deposiciones, ayuda a controlar el peso y permite comer de todo, favorece y acelera la desaparición de los dolores de cabeza y otros dolores musculares, las piernas se hacen más ligeras.