EFE | NUEVA YORK

El arquitecto español Santiago Calatrava reivindicó hoy el vínculo entre el arte y la arquitectura en una nueva exposición de siete esculturas monumentales en la avenida Park de Nueva York, mientras siguen las obras de la polémica estación que ha diseñado en el corazón del World Trade Center.

Las esculturas, realizadas a gran escala a partir de aluminio en los colores rojo, negro y plateado, están relacionadas unas con las otras y aunque son autónomas, según las palabras del propio arquitecto, «reflejan la estética de la estación» de la llamada «zona cero».