Pacó más de 131 mil pesos por el exclusivo platillo y un caballito de tequila.

Durante una subasta de beneficencia en el Hotel Gran Velas, de Los Cabos, Baja California Sur, un estadounidense pagó 7 mi dólares (131 mil pesos) por un exclusivo taco que no se comió.

Se trata de Mike Patterson quien a beneficio de Los Cabos Chindren’s Foundation, pagó más del cuádruple del valor comercial del taco hecho por el chef Juan Licerio, y que cuesta alrededor de 25 mil pesos.

La entrada a la subasta costaba 60 dólares (mil 126 pesos) e incluía la participación en la rifa del taco más caro del mundo y un caballito de tequila Ley Diamante cuya botella está hecha a mano y contiene 3 mil 725 gramos de platino puro y 4 mil 100 diamantes, con un costo de 3.5 millones de dólares (más de 65 millones de pesos).

Sin embargo, Patterson se negó a comer y probar el platillo subastado y en su lugar la degustación fue realizada por 2 invitados uno de ellos de identidad anónima y el otro se trató de una mujer identificada como Reyna Huston.

Cabe destacar que todo lo reunido en este evento de caridad, que en total fueron 34 mil 960 dólares (más de 656 mil pesos), se destinarán para programas de oncología, cardiología y cuidados intensivos pediátricos.