México, D.F.- Más de 12 mil personas, según cifras preliminares, asistieron este fin de semana al Centro Nacional de las Artes que abrió sus puertas para agasajar a chicos y grandes con diversas actividades lúdicas en el Festival ¡Todos a Jugar!

Fueron 150 actividades que incluyeron conciertos, talleres, cuentacuentos y narraciones orales, funciones de teatro, juegos y rondas infantiles las que los pequeños y sus familias pudieron disfrutar en esta celebración organizada por Alas y Raíces del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Patita de Perro, festejando sus 20 años de andar, fue la agrupación encargada de cerrar con broche de oro a ritmo de rock. El trío perruno saltó al escenario principal para hacer bailar y cantar con sus distorsiones de guitarra y la poderosa batería.

Motoperros y su versión de Pin-Pon sacaron el corazón rockero de los asistentes, quienes reían continuamente tras las ocurrencias de la banda que pedía a las mamás cantar con un micrófono invisible, daba las gracias en inglés, con su respectiva traducción al español, por estar en esta fiesta o bien cantando en idioma marciano.

Previamente, los espectadores habían gozado con la música de Triciclo Circus Band que calentó los ánimos con su música fusión de tintes balcánicos y diversos malabares, mientras que Los elementes mostraron que nunca se es demasiado joven para empezar a rockear con canciones como I love rock and roll.

En estos dos días del Festival ¡Todos a Jugar! las áreas verdes del Centro Nacional de las Artes se llenaron con carriolas, papalotes, rehiletes y pelotas, donde niños y niñas pudieron correr, saltar y gritar a sus anchas y así ejercer su derecho al juego.

Pero también pudieron desbordar su creatividad y plasmar su talento con pintura, crayones y gises; carnavalear a ritmo de rondas infantiles con personajes de las canciones infantiles Doña Blanca y La víbora de la mar, además de tener acceso a las nuevas tecnologías.

Y es que en el pabellón Alas Digital se prestaban tabletas para conocer las aplicaciones desarrolladas por el Conaculta para bebes, niños y jóvenes, o bien vivir una fantasía sonora al tocar una ilustración de Luis Safa que generaba distintos sonidos para crear una pieza musical única.

Armando Vega Gil divirtió con su ukulele loco, mientras que la compañía La Bomba Teatro llenó totalmente el Teatro de las Artes para que chicos y grandes pudieran reír y jugar con el espectáculo de clown Otto.

Aunque la mayoría de los asistentes iba acompañado de niños y niñas, también había jóvenes y adultos que acudieron a disfrutar de un fin de semana diferente y a pesar de que había venta de alimentos en la sección ¡Todos a comer!, hubo quien llevó sus propios bocadillos y aguas frescas para hacer su propio pic-nic.

Baleros, yoyos y trompos estaban a disposición de los pequeños a fin de que pudieran conocer y jugar con estos tradicionales juguetes, además de incursionar, junto con un típico pirata, con parche en el ojo y mano de garfio, en una expedición naviera en busca de un tesoro.

Con todas estas atracciones el Centro Nacional de las Artes desbordó vida y es que según datos preliminares, ese recinto recibió a más de siete mil personas el sábado y 13 mil el domingo.

Susana Ríos, coordinadora Nacional de Desarrollo Cultural Infantil-Alas y Raíces, aseguró que fueron dos días intensos de juego que se convirtieron en una experiencia estimulante, bajo la premisa del derecho de niños y niñas al juego y a participar en actividades artísticas y culturales.

Para este primer Festival ¡Todos a Jugar!, Susana Ríos comentó que se buscaron propuestas innovadoras y se integró un repertorio interesante para que hubiera de dónde escoger. Los talleres de artes plásticas para bebés y de danza para pequeños de entre 7 y 11 años que hicieron sus pininos en minicoreografías tuvieron excelentes resultados que se observaban en el gozo de los niños y sus padres.

A través de juegos de diversa índole se pudieron crear actividades participativas, donde lo mismo estaban las mamás con sus bebés en brazos, que los abuelos y jóvenes parejas “muy contentos“, siguiendo, por ejemplo, la comparsa de rondas infantiles que dio un giro novedoso a las canciones tradicionales, por ello, adelantó Susana Ríos, ya se está pensando en la realización de próximas ediciones para poner nuevamente a ¡Todos a jugar!

vmp