Agencias.- La actriz Salma Hayek, considerada la primera mexicana que con sus películas ha logrado una taquilla de casi mil millones de dólares en Hollywood, afirmó que el Oscar “me gustaría ganarlo, pero no me quita el sueño, sólo a mi marido.”
“Esa recaudación no la sabía, me la acaba de dar un crítico; le demuestra a muchos y en especial al presidente Donald Trump que no todos los mexicanos somos criminales o violadores y que hemos aportado mucho a este país”, enfatizó.
En entrevista, con motivo de su próximo estreno de “How to be a Latin Lover”, película que protagoniza al lado de Eugenio Derbez, dijo; “estoy muy orgullosa de mi carrera, porque una taquilla colectiva de cerca de mil millones de dólares no es fácil y eso significa que de algo los mexicanos servimos a la economía de este país (EU),”
“Cuando llegué a este país me discriminaron mucho, pero si no me hubiera esforzado tanto al superarme no habría logrado tanto”, expresó.
LAS CRÍTICAS, NUESTRO MOTOR
“Por eso, las críticas racistas y discriminatorias deben ser nuestro motor para superarnos, ser más profesionales; que nuestro trabajo brille no sólo el de los mexicanos en Estados Unidos, sino los mexicanos en general”, consideró.
Hayek, quien llegó a Hollywood en 1991, ha participado en más de medio centenar de filmes en Hollywood como “Desesperado”, “Había una vez en México”, “Frida”, “Growns up 1” y “Puss in boots” y “Spy kids”, entre otras.