México, D.F.- Como resultado del talento y la participación cada vez mayor de las niñas poblanas en los Centros de Capacitación de Música de Bandas (CECAMBA), David Pérez Olmedo, director artístico de este organismo, conversó sobre la creación de la primera Banda Sinfónica Femenil.

La agrupación estará integrada por 30 de las más destacadas alumnas y exalumnas de los ocho centros de capacitación, ubicados en Ciudad Serdán, Santa Catarina Los Reyes, Santa Clara Huitziltepec, Chigmecatitlán, San Pedro Anicano, Cacaloxuchitl (perteneciente a Huaquechula), Pahuatlán y la ciudad de Puebla.

Su director, el más joven al debutar a los 21 años de edad con la Orquesta Sinfónica del estado de Puebla (OSEP) comentó que, dentro de la tradición de las bandas es poco común que la mujer participe, por ello ambiciona que esta agrupación se convierta en un referente para incentivar a las demás congregaciones musicales a incorporar a mujeres entre sus filas.

Y es que, a nivel internacional, las mujeres cada vez tienen mayor presencia como directoras de orquesta, compositoras, arreglistas, solistas e incluso como intérpretes de instrumentos como la tuba o el trombón, que se veían exclusivos para varones, por cuestiones culturales y de tradición.

La idea de esta banda femenil surgió, dijo Pérez Olmedo, a partir de una audición realizada a profesoras y alumnas avanzadas del programa, con la finalidad de tocar como solistas en uno de los conciertos que el CECAMBA realizó, con motivo del Día Internacional de la Mujer el pasado mes de marzo.

Al ver la cantidad de niñas, jovencitas y ex alumnas que acudieron, se pensó que el proyecto podría derivar en una banda, integrada exclusivamente por jovencitas con edades que oscilan entre los 10 y 18 años y; cuyo programa y dirección estuviera a cargo de mujeres también.

Explicó el director musical que el programa, que se integra al sistema educativo de los CECAMBA contiene transcripciones de música sinfónica de todo tipo, como la tradicional y la popular de las regiones en donde tiene participación.

El programa, señaló, también rescata música que no está hecha para banda sinfónica pero que puede adaptarse a esta agrupación “es otra manera de darle difusión a este tipo de representación cultural”.

El proceso de integración de la Banda Sinfónica Femenil ha avanzado; hasta el momento se ha realizado la selección de las 30 participantes, quienes desde febrero pasado trabajan en ensayos y ejercicios de ensamble junto con el maestro David Pérez Olmedo y la asistente de dirección, Liliana Mejía.

El objetivo a largo plazo es comisionar a algunas mujeres para que realicen obra; hay compositoras increíbles como Gabriela Ortiz, quien podría escribir para esta agrupación.

Cabe recordar que los CECAMBA fueron creados bajo el esquema de escuelas de música donde enseñan a temprana edad, a leer notas musicales para después ejecutarlas en las fiestas de la comunidad, además de ser el lugar donde se realizan los ensayos y se guardan los instrumentos.

En este proyecto, creado en la Sierra Mixteca de Puebla en el año 2000, en sus inicios únicamente participaban varones; sin embargo con el paso del tiempo se brindó la oportunidad a las mujeres, quienes desde su incorporación mostraron amplias habilidades musicales.

Actualmente los Centros de Capacitación de Música de Bandas albergan a 600 niños, niñas y jóvenes de entre siete y 18 años, de diversas comunidades, donde los más pequeños tienen acceso a instrumentos y a clases de manera gratuita.

“Actualmente se está trabajando en la posibilidad de que las bandas sinfónicas se conviertan en Patrimonio Intangible de la Humanidad, sobre todo porque México tiene un gran número de bandas, especialmente en entidades como Puebla, Guerrero, Oaxaca y el Estado de México.

Por todo lo anterior, Pérez Olmedo, becario por oposición del Programa para Jóvenes Directores de Orquesta del Sistema Nacional de Fomento Musical del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, destacó la importancia que estos centros representan para las comunidades y que corren el riesgo de desaparecer, si no se les impulsa.

A la primera Banda Sinfónica Femenil, el director artístico, la ve como un referente; el punto de partida para diversos programas y agrupaciones, que bien podrían  retomar los buenos resultados de estos 13 años.

vmp