CIUDAD DE MÉXICO (AP).-Alemania le devolvió a México dos inusuales esculturas olmecas de madera de más de 3 mil años de antigüedad, informaron las autoridades mexicanas.
Las esculturas fueron parte de la Colección Arqueológica del Estado Bávaro, informó el martes el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.
Los objetos fueron la fuente de un caso legal que duró casi una década, que involucró al traficante de artefactos costarricense Leonardo Patterson.
México argumentó que los dos bustos habían sido tomados de forma ilegal del sitio arqueológico olmeca El Manatí, en el estado de Veracruz en el Golfo de México, y terminaron en manos de Patterson. Las autoridades confiscaron las piezas en 2008 luego de que Patterson las llevara a Alemania.
La INAH ha entrado ya en contacto con las autoridades francesas ya que «una vez que perdió efecto la incautación” en Múnich de las obras de la exposición de Patterson , al no poder probar México su origen, las piezas fueron trasladadas a ese país.
Los dos bustos recuperados, que se estima que fueron «sustraídos a finales de los ochenta”, viajarán este mismo jueves con Villarreal en un avión comercial envueltos en un «embalaje especial diseñado ex profeso” para su transporte.
La coordinadora de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México, María Villarreal, que se encuentra a Múnich (sur de Alemania) para el acto de devolución de las piezas.
La corte falló en 2017 que pertenecían a México y por eso fueron devueltas.