CIUDAD DE MÉXICO.- La edición 60 de los Premios Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) se realizará este martes en el Palacio de Bellas Artes, en Ciudad de México, con Sueño en otro idioma, de Ernesto Contreras, y La región salvaje, de Amat Escalante, como las cintas más nominadas.
El largometraje de Contreras, que gira alrededor de los dos últimos hablantes de una lengua indígena milenaria, acapara 16 nominaciones. La cinta obtuvo el premio del público en el Festival de Sundance.

Ello hacía pensar a Contreras que, si bien el filme no iba a tener una gran publicidad, «funcionaría mucho a través de la recomendación», cuando la gente empezara a hablar de ella.

Y aunque así ha sido, el cineasta plantea una reflexión sobre «cómo funciona» la industria en México y la «desproporción» que se vive en las carteleras en favor de ciertas cintas comerciales.

16 Nominaciones tiene la película  SUEÑO EN OTRO IDIOMA

«Es una práctica lamentable; finalmente se asfixia la capacidad del espectador de elegir, se estrangula la pluralidad fílmica», y no solamente en lo que toca al cine mexicano, sino también al de otras nacionalidades, afirmó el director veracruzano en una entrevista.

Aclaró que no está en contra de los filmes de superhéroes: «Me encantan»- ni de las exhibidoras, sino que lo que reivindica es «simplemente una cuestión de regular, legislar y de que haya una igualdad de condiciones».

Le sigue, con 12 nominaciones, el filme de Escalante, una cruda producción que guarda un mensaje contra el machismo y la homofobia, que hizo que el director ganara el León de Plata de la 73 edición de la Mostra de Venecia.

Ambas cintas serán las que compitan, junto con Batallas íntimas, de Lucía Gajá; La libertad del diablo, de Everardo González, y Tiempo compartido, de Sebastián Hofmann, en la categoría reina de los Ariel, la de mejor película.

Gajá, González, Escalante, Natalia Beristáin (Los adioses) e Issa López (Vuelven) son los cineastas que pueden ser reconocidos con el premio a la mejor dirección.

Asimismo, tanto Batallas íntimas como La libertad del diablo también participan como aspirantes al premio de mejor largometraje documental, así como El maíz en los tiempos de guerra, de Alberto Cortés; Plaza de la Soledad, de Maya Goded, y Un exilio: película familiar, de Juan Francisco Urrusti.

Las hijas de Abril, de Michel Franco, que triunfó en la pasada edición del Festival de Cannes al alzarse con el Premio del Jurado de Una Cierta Mirada, se ha tenido que conformar con tres nominaciones que han recaído sobre su reparto: Hernán Mendoza (mejor actor de cuadro), Joanna Larequi (coactuación femenina) y Ana Valeria Becerril (revelación femenina).

Karina Gidi (Los adioses), Cassandra Ciangherotti (Tiempo compartido), Arcelia Ramírez (Verónica), Ángeles Cruz y Angelina Peláez (ambas por Tamara y la Catarina) se disputarán el Ariel a la mejor actriz.

Mientras que en la respectiva categoría masculina están presentes Leonardo Alonso (El vigilante), Daniel Giménez Cacho (Los adioses), Gabino Rodríguez (Los crímenes del mar del norte), Humberto Busto (Oso polar) y Eligio Meléndez (Sueño en otro idioma).

En la de mejor coactuación femenina compiten Joanna Larequi, Simone Bucio (La región salvaje), Tessa Ia (Los adioses), Verónica Toussaint (Oso polar) y Fátima Molina (Sueño en otro idioma).

Dos actores de Sueño en otro idioma, Hoze Meléndez y Juan Pablo de Santiago, están nominados a la mejor coactuación masculina, y los acompañan Emilio Echevarría (El elegido), Pedro de Tavira (Los adioses) y Miguel Rodarte (Tiempo compartido).

Como mejor película iberoamericana compiten Aquarius (Brasil), La mujer del animal (Colombia), Últimos días en La Habana (Cuba), Zama (Argentina) y la ganadora de un Oscar Una mujer fantástica (Chile).

Durante la gala en el Palacio de Bellas Artes se otorgará el Ariel de Oro a la actriz Queta Lavat, por su trayectoria, y el director de fotografía Toni Kuhn, por su influencia en cineastas posteriores.

¿Polémica 2018?

En esta edición destaca la presencia de dos documentales nominados en la categoría de Película (Batallas íntimas y La libertad del diablo), en la que también se encuentra Tiempo compartido, cuyo estreno comercial se dará en agosto de este año.

En caso de triunfar uno de estos documentales, sería la primera vez que dicho género le ganara a la ficción en la máxima categoría.

En los últimos 18 años, Del olvido al no me acuerdo, de Juan Carlos Rulfo y Los ladrones viejos, de Everardo González, compitieron pero no lo consiguieron.

«Sigue existiendo esa controversia de que un documental no es película», refiere Everardo González, «pero afortunadamente la Academia se ha abierto a ello».

Y explica el cambio de visión que ha sucedido en lo que va del siglo XXI.

«A mí los Ariel (cuenta con dos) me ayudaron a tener una carrera distinta, vengo de una generación donde el documental era despreciado, ganarlos puso atención a mi trabajo», respalda el cineasta.