México, 10 Oct (Notimex).- Por «la sensibilidad y sutileza con la que se acerca a la compleja vivencia de sus protagonistas, al contar una historia dolorosa que devela las estructuras de impunidad con una cuidada construcción cinematográfica, «Lejanía», de Pablo Tamez, se convirtió en la película ganadora del Premio «José Rovirosa» al Mejor Documental Mexicano 2014.

En acto celebrado anoche en la Sala Julio Bracho del Centro Cultural Universitario, el jurado integrado por los cineastas María del Carmen de Lara, Emiliano Altuna Fistolera y Carlos Rossini, estos dos últimos ganadores el año pasado con el documental «El alcalde», otorgaron a este filme un premio de 60 mil pesos.

Mientras que el Premio «José Rovirosa» 2014 al Mejor Documental Estudiantil fue para la cinta «Causar alta», de Sara Escobar.

Con un monto de 20 mil pesos, el jurado galardonó este trabajo «por el acertado tratamiento narrativo y testimonial para abordar un tema tan delicado y poco explorado como la vida en el Ejército mexicano y los motivos por los cuales los jóvenes se ven obligados a ingresar a sus filas, es decir, a causar alta».

En esta misma categoría, el jurado integrado por los cineastas Gloria Ribé, Antonio del Rivero y Omar Guzmán determinó otorgar Menciones Honoríficas a «Jefe del desierto», de Alejandro Ramírez Collado, «por su estética visual y su inspirada narrativa para mostrar la vida de un hombre que vive del desierto».

También a «Memín, crónica de un boxeador», de Rodrigo Álvarez Flores, «por la forma en que narra las aspiraciones de un joven al pugilato profesional». Y a «Perreus», de Kalien Delgado Molina, «por la manera en que la cámara/visión se convierte en un personaje que convive con un grupo de jóvenes urbanos marginados».

Fue en julio de 1997, poco después de la muerte del cineasta José Rovirosa, que la Dirección General de Actividades Cinematográficas de la UNAM y el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos instauraron el premio que lleva su nombre al Mejor Documental Mexicano.

Se pretendía homenajear la personalidad fílmica y docente de este destacado documentalista mexicano, y reconocer la labor de quienes han intentado trabajar el campo del documental en el país.

Después de 18 ediciones, el Premio Rovirosa se ha consolidado como el certamen más reconocido por los propios documentalistas si bien, ya existen otras convocatorias, algunos de los galardonados obtuvieron el premio con óperas primas o con obras que podrían considerarse como trabajos de un periodo inicial.

Estos hechos, por sí mismos, justifican los objetivos del premio, que son fomentar la realización de documentales y reconocer nuevos talentos que, con la obtención del premio, comenzaron a abrirse un espacio profesiona