México, D.F.- La devoción a San José en la Nueva España durante la segunda mitad del siglo XVIII generó imágenes josefinas con iconografía propia de la Virgen María, como la advocación de San José de la Luz, representación que fue prohibida por el Santo Oficio en el territorio novohispano. Sin embargo, el fervor popular se impuso a las disposiciones eclesiásticas.

“Existía una devoción tan fuerte en el siglo XVIII a San José que ciertas advocaciones que se le daban a la Virgen María le fueron otorgadas al santo. Surgieron préstamos de atributos iconográficos y de funciones devocionales aplicados por origen a la Virgen”, explicó el historiador Alejandro Andrade Campos.

La importancia del papel de San José en la iglesia católica como protector de Cristo y la Virgen, y su nombramiento como patrono de la Nueva España y de la ciudad de Puebla, serán los temas principales de la exposición San José, que se inaugurará el martes 25 de marzo en el Museo de Arte Religioso ex Convento de Santa Mónica, en Puebla.

La muestra forma parte del programa Calendario litúrgico y está integrada por 13 piezas de los siglos XVII al XIX, entre las que figura un lienzo de gran formato que fue sometido a una limpieza general por parte de la restauradora Bárbara Lara, especialista del Museo de Arte Religioso ex Convento de Santa Mónica, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Asimismo, se podrán apreciar óleos sobre tela, esculturas y libros que siguen los cánones establecidos para las representaciones religiosas, como Devoción al dulce nombre de señor San José para el día 26 de cada mes.

Se exhibe también un óleo sobre tela de San José de la Luz, que muestra al santo en la advocación de la Virgen de la Luz cargando al niño Jesús, sosteniendo su vara floral evitando que un alma sea devorada por el demonio, el mal o el infierno.

“La representación es casi igual, los mismos elementos iconográficos de la Virgen se trasladan al santo. Es de esas particularidades de la iconografía de San José y no existen muchos ejemplares de estas representaciones, sólo en contados museos y lugares”, indicó Andrade, quien también es el curador de la muestra.

La advocación josefina con iconografía mariana fue censurada en toda la Nueva España por la Santa Inquisición, debido a que existía una ley eclesiástica que especificaba los atributos propios de cada figura religiosa e impedía que los santos compartieran advocaciones.

La muestra será inaugurada el 25 de marzo a las 16 horas, en el Museo de Arte Religioso ex Convento de Santa Mónica (18 Poniente 103, Centro Histórico, Puebla) y permanecerá abierta hasta el 4 de mayo, con entrada libre.

vmp