Lomnitz, director del Centro de Estudios Mexicanos de la Universidad de Columbia, opinó que existe una “gran ignorancia, en el sentido activo del término” respecto de lo que sucede en Estados Unidos con la comunidad mexicana, pese a que este vacío ha comenzado a llenarse.

Algunos de los más connotados escritores mexicanos lamentaron durante un panel realizado en Nueva York el desdén que en general existe en México sobre la realidad y la importancia de los compatriotas que radican en Estados Unidos.

En el marco del Festival Internacional de Literatura PEN, celebrado la noche del martes, los narradores Valeria Luiselli, Cristina Rivera Garza y Juan Villoro, así como el periodista Guillermo Osorno, el académico Claudio Lomnitz y el artista del performance Guillermo Gómez-Peña participaron en el panel “Calculando a México”.

Tras leer fragmentos de algunas de sus obras, piezas inéditas como en el caso de Luiselli, Rivera Garza y Villoro, o ya publicadas como hicieron Osorno y Lomnitz, los panelistas realizaron una breve evaluación sobre la percepción que desde México se tiene de los compatriotas en Estados Unidos.

Lomnitz, director del Centro de Estudios Mexicanos de la Universidad de Columbia, opinó que existe una “gran ignorancia, en el sentido activo del término” respecto de lo que sucede en Estados Unidos con la comunidad mexicana, pese a que este vacío ha comenzado a llenarse.

“Existe una enorme falta de conocimiento en México sobre la experiencia mexicana en Estados Unidos, aunque tengo la impresión de que esto disminuye en alguna medida gracias al trabajo hecho para generar consciencia sobre el nivel de integración entre ambos países”, afirmó.

Lomnitz destacó que pese a que ambos países están más integrados económicamente que ningún par de naciones de la Unión Europea, por ejemplo, existe tanto en la sociedad estadunidense como en la mexicana “una cierta negación” sobre el poderoso vínculo binacional.

Tal desconexión ocurre pese a que alrededor de 12 millones de personas nacidas en México radican actualmente en Estados Unidos, de acuerdo con cifras del gobierno estadunidenses, y a que más de 34 millones de personas radicadas en este país se identifican por sus raíces como mexicanos.

Por su parte, Rivera Garza, profesora de la Universidad de San Diego, consideró que su comprensión sobre su país de origen aumentó en Estados Unidos debido a la convivencia con mexicanos de comunidades rurales, una experiencia difícil de obtener al vivir en ciudades de México.

“México parece mucho más grande desde los EUA. Las fronteras se mueven de manera continua y son difíciles de definir. Mucho del campo mexicano está cruzando las fronteras, por lo que vemos la complejidad de la sociedad rural de manera más clara desde Estados Unidos que desde México”, dijo.

Mientras tanto, Luiselli, profesora de la Universidad Hofstra en Nueva York, declaró que es preciso que las sociedades tanto en México como en Estados Unidos realicen un esfuerzo activo de comprensión y entendimiento mutuo, equivalente al profundo vínculo comercial binacional.

En su opinión, los mexicanos de las grandes ciudades ignoran a sus connacionales de Estados Unidos de “una manera muy esnob”. Añadió: “la Ciudad de México siempre ha volteado la espalda a la comunidad chicana en Estados Unidos, por ejemplo”.

Finalmente, Juan Villoro, que radica en la Ciudad de México, resaltó la escasa comprensión que se tiene de los mexicano-estadunidenses pese a esfuerzos de artistas como Gómez-Peña, que subrayan en su obra la relevancia de la cultura creada por los mexicanos en Estados Unidos.

“Es muy complicado encontrar a personas de la Ciudad de México, donde vive un quinta parte de la población del país, con una opinión sobre los mexicanos en el extranjero. Ellos (los migrantes en el extranjero) han permanecido como una nación perdida para nosotros”, sostuvo Villoro.

El panel “Calculando a México” formó parte del Festival Internacional de Literatura PEN, organizado del 25 de abril al 1 de mayo en Nueva York, y que este año es dedicado a esa nación latinoamericana.