Por Juan Carlos Castellanos

México, 20 Mar (Notimex).- Con la pretensión de descubrirse a sí misma e investigar dentro de ella «para ver qué sale» y compartirlo con los demás, la escritora argentina Marta Grané escribió sus libros «Gallito ciego» y «Mariposa negra».

La Casa del Poeta «Ramón López Velarde» abrió sus puertas a la escritora que por segunda ocasión visita México, para presentar esas dos creaciones.

«Escribo para lectores inteligentes», señaló Grané, quien tomó aire para explicar a Notimex que sabe bien «que siempre hay cosas que le suceden a uno y que, muchas veces, ni uno mismo sabe que le sucedieron».

Nacida en Gualeguaychú, una población argentina de la provincia Entre Ríos, Grané subrayó que en cada título deja que los lectores resuelvan enigmas y situaciones no terminadas.

Por esa razón, los lectores abrazan sus obras más allá de su primera lectura, para desentrañar lo que sucedió, ya sea con conclusiones de la experiencia de la autora o de ellos mismos.

La escritora, quien también se ha desarrollado como artista plástica y actriz de teatro y cine, destacó que «hay cosas que le suceden a uno y que, no pocas veces, ni uno mismo sabe que le sucedieron”.

“Al escribir un libro dejó que sea el lector quien se identifique con la historia y me ayude a resolver situaciones», explicó.

Grané se reconoció como una autora alejada de escribir libros comerciales, que se venden por cientos de ejemplares, pero que no aportan grandes cosas a quien o quienes los leen.

«Yo tardo alrededor de tres años en terminar cada libro, pues los escribo con el corazón y los corrijo con la cabeza», dijo al hablar de su metodología.

En ese sentido, comentó que escribe a partir de imágenes que lleva grabadas en el alma, en el corazón, consecuentemente, ni ella sabe hasta qué puerto habrá de llegar cada una de sus historias. «Las imágenes no son buscadas, son recuerdos de personas que han estado presentes en mi vida, vienen de mi infancia, de mis viajes y mi experiencia».

Con esos cromos que acuden a su corazón, la autora va hilando los textos que habrán de tejer sus narraciones. ¿El final? «De pronto se aparece en mi recuerdo. Llega un momento en que digo ‘aquí está el fin’; lo escribo con el corazón… ya la cabeza lo corregirá luego», señaló Grané, autora también de «El bobo», «Secretos en reunión» y «Niñas envueltas».

A la presentación acudieron Manuel Corona (integrante de la banda La Tremenda Korte), Ana Laura Espinosa (escritora y pintora) y Adriana Kozub (pintora y modelo), quienes junto con la autora dramatizaron fragmentos de «Gallito ciego» y «Mariposa negra» que el público cobijó en su imaginación para poder ver las imágenes salidas de un corazón.

«Gallito ciego» transcurre entre los muros de una casa que sirve de refugio y cárcel a una familia endogámica. Dentro de esos muros los personajes desarrollan un juego perverso de amores, celos y venganza, donde todo se vale, menos traspasar los límites de la casa. Afuera está el peligro. Dos hermanas, el marido de una de ellas y la lucha por el poder.

En «Mariposa negra» un hecho trágico que se cierne sobre la vida de una familia, común, convencional, y marca sus vidas para siempre. Una madre autoritaria y vengativa, varias hijas mujeres y un solo varón componen una historia coral en la que cada protagonista lucha para llevar adelante su vida. Todos viven asfixiados y vigilados por la mirada implacable de la madre, también víctima de los convencionalismos sociales y familiares.