La preservación digital de más de 200 huellas de dinosaurios que habitaron la Tierra hace 72 millones de años y que actualmente están dispersas en Coahuila, así como la exhibición de 100 fósiles hallados en esa misma entidad, forman parte de las actividades que realizan científicos para la reapertura del primer sitio paleontológico de México:

Rincón Colorado.
El sitio Rincón Colorado se ubica en el municipio General Cepeda, al noroeste de Coahuila, fue descubierto durante la década de los 90 y abrió su visita al público en 1994, sin embargo, durante 16 años estuvo en el olvido, por lo que en 2012 fue declarado a nivel estatal como zona paleontológica y ahora busca ese mismo reconocimiento en el ámbito federal, pero para ello, los investigadores necesitan actualizar las cédulas y obtener legalmente las tierras que contienen evidencias prehistóricas.


“Rincón Colorado será la primera zona paleontológica del país.

En enero de 2014, Rafael Tovar y de Teresa informó sobre el apoyo a sitios de patrimonio cultural, entre ellos, anunció la inversión en el estado de Coahuila.

Entonces el gobierno hizo los trámites para la adquisición de los predios que conforman Rincón Colorado, estamos hablando de casi 9 hectáreas que son parte del decreto estatal de patrimonio paleontológico”, explica Francisco Aguilar Moreno, delegado del Centro Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Coahuila.


Sobre cuándo reabrirá la zona que desde 2012 se encuentra cerrada, el delegado menciona que es una decisión de la Coordinación Nacional de Antropología del INAH.

“Ellos tienen los recursos y el tiempo, a nosotros nos pidieron arreglar la tenencia de la tierra y hacer las reproducciones de los restos fósiles que se instalarán a cielo abierto en el sitio, las cuales ya tenemos y son más de 100”.


De acuerdo con publicaciones científicas, en Rincón Colorado se han encontrado restos óseos de dinosaurios pico de pato, de cerátopsido (dinosaurio con cuernos) y ornitomímido; así como huellas, piel, cáscaras de huevo y heces de estos animales.


Al respecto, la paleontóloga Felisa Aguilar, explica que para hacer posible la apertura, primero actualizaron el registro del sitio en la base de datos del INAH, hicieron una propuesta de delimitación del área permitida para visitantes y por último, las cédulas explicativas requerirán actualizarse, tarea que aún está en proceso.


“Estamos realizando un proyecto de mantenimiento menor, limpieza de los senderos establecidos y buscamos alternativas para darle mantenimiento a la zona.

Ahora no está abierta al público porque también está el proyecto de actualización de las cedulas basadas en las recientes investigaciones”, precisa.


¿Qué información tendrá ese nuevo cedulario? Felisa Aguilar asegura que principalmente se conocerá a qué animal o especie corresponden las siete huellas halladas en Rincón Colorado y qué enfermedad padeció el dinosaurio pico de pato hallado en el sitio, y el cual es único de México: Velafrons Coahuilensis.


La especialista explica que en los municipios coahuilenses de Parras, General Cepeda, Ramos Arispe y Saltillo, aflora el grupo geológico Cerro del Pueblo, es decir, existen rocas que datan del cretácico tardío, periodo en que habitaron los dinosaurios, de ahí el hallazgo de sus huellas y restos óseos.


—¿Cuántos evidencias fósiles existen en la zona?
—No tenemos un registro como tal, depende de lo que cada grupo de trabajo hizo en su momento, nosotros como INAH no tenemos todas las evidencias, entonces hasta que se nos dé acceso a los materiales podemos hacer el conteo, pero no es total.


Por ejemplo, Felisa Aguilar destaca que en Jalpa, ejido de Porvenir de Jalpa y perteneciente también al municipio General Cepeda (a 50 km de distancia de Rincón Colorado), existen cerca de 200 huellas de dinosaurios.