Ciudad de México.- Por amor se hacen locuras, eso es cierto, sin embargo, algunas son más arriesgadas y extrañas que otras. Desde tatuarse el nombre de la pareja hasta quitarse el ombligo para darlo como regalo.

Esto último, aunque no lo creas, lo hizo una joven de 23 años años, originaria de Guadalajara, Jalisco.

De acuerdo con su relato contado a Vice, lo hizo para cortar relaciones con sus familiares y demostrarle a su entonces novio cuánto lo quería.

No me llevaba bien con mis padres, criticaban con frecuencia mi estilo de vida, en particular los tatuajes y piercings”, dijo.

Por esta razón, en 2015 decidió someterse a una intervención quirúrgica para removerse el ombligo, de esa manera cortaría simbólicamente toda relación con ellos.

Estaba muy enojada, quería cortar todas las uniones de todo y de todos”.

El pedazo de piel decidió regalárselo a su novio de aquella época.

Estaba muy enamorada de mi novio de entonces, él me apoyó en muchos momentos difíciles y es una de las personas más influyentes de mi vida. Lo puse en una bolsa pequeña con una nota que decía ‘Te quiero’ fue algo muy emotivo”.

Lamentablemente, meses después la joven terminó con Daniel Ramírez.

Hasta la fecha él todavía lo conserva. Se ve negro, así como un frijolito apachurrado”.

Después de la operación la herida se infectó por no tener los cuidados correctos.

Me sometí a una operación realizada por un profesional, pero me dio muy malos consejos sobre cómo cuidarme. Estuve sufriendo, pasé días en cama, no podía estirarme, levantarme o reír”.

A 3 años de esto, Paulina se arrepiente de su decisión pues ahora se lleva excelente con su familia.

Me arrepentí cuando me puse en el lugar de mi madre, debió ser devastador para ella, estaba tan triste. No puedo imaginar cómo debe sentir tu propio hijo que quiere romper toda su conexión contigo”.