Si te han hecho creer que para tener un baño rechinando de limpio, debes sudar la gota gorda y usar miles de productos de limpieza, ¡para nada! Sabemos que con el trabajo, los hijos y demás actividades diarias apenas y te queda tiempo y energía para la talacha del hogar, por ello, aquí te pasamos el dato de los trucos que convertirán tu baño en un palacio de la pureza sin esfuerzo.

Por supuesto a todos nos interesa que nuestro baño esté limpio, pues es uno de los lugares de la casa en el que los gérmenes y las bacterias se pueden «hospedar» fácilmente, poniendo en jaque nuestra salud, esto sin omitir que ante la llegada de visitas puede ser vergonzoso tener un baño sucio.

Pero no es necesario que te compliques tanto, la limpieza del baño puede ser más fácil de lo que crees, basta con que te apliques con estos sencillos trucos y tu baño brillará de limpio de volada. Toma nota.

Azulejos

Los azulejos suelen ser difíciles de limpiar, sobre todo las juntas, pues tienden a acumular humedad, suciedad y moho. Siin embargo, basta con que mezcles vinagre y agua en partes iguales, lo apliques con spray y lo talles un poco con la ayuda de una fibra para que tus azulejos queden más limpios que nunca.

Inodoro

Para limpiar esas terribles manchas amarillas que suelen aparecer en el WC, mezcla media taza de vinagre, 1 cucharada de bicarbonato de sodio y revuelve. Vierte la mezcla en el inodoro, deja actuar 15 minutos, talla un poco con un cepillo y tira de la palanca.

Lavabo

A la hora de lavar el lavabo, lo que más brinca son los trozos de jabón pegado. Para eliminarlos de manera sencilla y rápida basta con que revuelvas un chorrito de agua oxigenada con media cucharada de bicarbonato de sodio. Aplica la mezcla sobre el lavabo y talla con un cepillo o fibra y enjuaga.

Llaves

Además de limpiar las llaves de la regadera y el lavabo con los productos de limpieza habituales, te recomendamos que viertas en un molde el jugo de 5 limones, humedezcas un algodón con él y lo pases por las llaves, ¡ganarán un brillo insuperable!

Cortinas

Es normal que en las cortinas aparezcan manchas de humedad y moho, pero para dejarlas impecables mételas en una cubeta con media taza de cloro y dos litros de agua, déjalas ahí 15 minutos, sácalas, tállalas con un cepillo, enjuaga con agua y ponlas a secar. Es un método que no falla.

Aplica estos sencillos, pero efectivos trucos 3 veces por semana y convierte tu baño en un palacio de la pureza ¡sin batallar!