GUADALAJARA, JALISCO (16/JUN/2015).-Adecuar técnicas existentes a nuevas creaciones también es arte, uno que hilvana tradiciones ancestrales con lo que aprende de la modernidad, siendo el resultado una muestra de expresión de tiempos mezclados.

Con la intención de promover las manifestaciones artísticas de las comunidades mexicanas es que hace cinco años nació el Museo de Arte Indígena Contemporáneo (MAIC), el cual llegará el próximo 9 de julio a la Casa Museo López Portillo para presentar 16 piezas de su colección, donde se muestran las miradas de los estados del país en torno a la modernidad, incluida la jalisciense.

Daniel Pascual, coordinador del museo (proyectado a 10 años), explica —junto a su colaboradora de logística y museografía, Gabriela Guevara— que se pretende que el MAIC sea una plataforma de comunicación y legitimación de otras formas de hacer arte a través de una visión equitativa y consciente de la pluralidad y diversidad cultural que conviven en el espacio nacional.

“Creemos que la cultura no es estática, sino dinámica. Cuando hablas de artesanía o arte indígena queremos ver el mismo trabajo que se ha hecho toda la vida. Nosotros creemos que vivimos en un país multicultural y que además no están alejadas. Sí hay una transformación; estás en un mundo donde hay información por todos lados, se vale innovar en los métodos, en las técnicas, el material”.

Resalta que el objetivo es conocer, hacer investigación sobre las expresiones artísticas y culturales de los pueblos indígenas en México, que son más de 60 y de los cuales han trabajado al momento con 14 y no sólo indígenas, sino con otros que pertenecen a identidades mestizas, por lo que en este momento están manejando dos conceptos: arte indígena contemporáneo y artesanía contemporánea.

Pascual detalla que otra vertiente del museo —que mueve a través de la Asociación Civil Espacios de Arte Nómada—, es posicionar estas expresiones que no siempre son valoradas, al menos en el consumo: “Abrir un espacio nuevo donde los artistas y artesanos tengan la posibilidad de que su obra sea reconocida y que surge a través del acercamiento”.

También, reconoce que es un tema de mucha polémica debido a los difusos límites entre artesanía y arte popular, por lo que proponen acudir a nuevas categorías conceptuales.

“Sabemos que hay tensión, por el tema de que el arte es individual y la artesanía colectiva, pero lo que intenta el proyecto es dialogar y refrescar los conceptos para legitimar otras formas de hacer arte, revalorarlas y reconocerlas como tal, como obras de arte”.

Exhibirán obras representativas

Las 16 piezas de arte indígena contemporáneo que podrán visitarse en la Casa Museo López Portillo a partir del próximo jueves 9 de julio, serán una muestra de obras representativas de los grupos con los que el MAIC  trabaja, señala Gabriela Guevara.

“Veremos qué es lo que hacen, como jarrones de Chihuahua con una técnica muy pulcra, o creaciones de Michoacán. Todo es cerámica o barro porque han sido las piezas que creemos que visualmente identifican y que más expresan lo contemporáneo”.

La curadora cuenta que muchos de los artistas le entran a la experimentación, lo que significa innovación de las nuevas generaciones. “El beneficio es que la obra se mueve en distintos espacios, la misma museografía es distinta, nos alejamos de lo antropológico, nos concentramos en la expresión”.