Damián Alcázar, quien en los próximos días concluirá el rodaje de la película La verdad sospechosa, detalló que por su personaje, un gobernante que tiene toque de realidad e ironía, no tiene miedo de represalias por parte de las autoridades, ya que únicamente está dándole vida a un personaje más en su carrera. «Termino el próximo sábado, estoy haciendo de gobernador, basado en un collage de gobernadores.

Escogí a los que me caen mejor, que son más vernáculos, más chistosos, más cínicos, más desparpajados, que tienen más de mil camisas, que tienen quién sabe cuántas millones escondidos», detalló. El actor negó que haya algún tipo de molestia de parte de la clase política del país, pues no se trata de un personaje real, sino de una ficción basada en lo que se ve en las noticias, con un nombre inventado, así como el cargo.

«No puede haber represalias porque ellos son mucho peores, esos sí son reales. Nosotros nada más estamos divirtiéndonos de nuestra tremenda tragedia, que es tenerlos en el gobierno, deberíamos tener gente honorable, nosotros deberíamos de tener represalias contra todo lo que hacen», comentó.

También calificó de «divertida» la experiencia de trabajar nuevamente con el director Luis Estrada (La ley de Herodes y El Infierno), además de resaltar lo grato que fue estar al lado de Dagoberto Gama, Joaquín Cosío y María Rojo, entre otros. El michoacano, quien próximamente trabajará en una serie colombiana, descartó que tenga interés de participar en alguna telenovela, pues considera que son productos sin calidad, que además son incapaces de aportar algo positivo a los televidentes.

«¿Telenovela? ¡Dios me libre! ¡La telenovela mexicana guácala! Hay algunos proyectos, invitaciones, así que veremos si se concretan algunas, por lo pronto me voy a Colombia a participar en la serie Breaking bad, que se está haciendo allá en español, y participaré en unos cuatro o cinco capítulos», concluyó.