Aunque empezó su carrera en la actuación desde muy pequeño, el británico Daniel Radcliffe asegura que nunca se cansará de su profesión e incluso desea morir sobre el escenario.

«Actuar es muy divertido, lo amo demasiado como para detenerme. Es lo que hago, con lo que he crecido. La gente asume que si creciste en un set seguramente debes estar cansado de eso o querer ir a algún otro lugar.

«No conozco otra cosa que estar en sets y los amo. Hay lugares de inmensa comodidad y familiaridad. Espero morir en alguno. Sinceramente, más tarde que temprano», explicó.

Después de su labor como Harry Potter, Radcliffe interpretó papeles por los que debió desnudarse, pero asegura que él no los pide.