En esta ocasión mi artículo no tratará de proponer algo nuevo, sino más bien de desmitificar una de las creencias más poderosas en torno a la belleza, y éste es ¿el acondicionador realmente tiene que ver con la caída del cabello?

Así es, me llama mucho la atención que la gran mayoría de las mujeres creen que esto ocurre, por lo cual una gran cantidad de clientas me han llegado con la misma duda, y yo, como experta en belleza, siento que es mi deber aclarar.

El mito bajo la lupa

Pues bien, la respuesta es…¡falso! El acondicionador fue hecho única y exclusivamente para facilitar el desenseñar nos el cabello, a menos de que lo jales muy fuerte (y sea esto lo que provoque la caída), no tiene por qué caerse cuando lo aplicas, y si es así, seguramente es porque no lo estás haciendo de la forma correcta, pero te voy a explicar cómo hacerlo sin que se caiga.

La manera de aplicarlo es muy sencilla: vas a tomar el cabello de medios a puntas, no en el crecimiento, esto es porque si el acondicionador va hacia el crecimiento de tu cabello, la sustancia se irá directo a la raíz, donde va a obstruir y poco a poco se formará sebo. Ahora, el sebo sí es una de los principales causantes de la pérdida de cabello, ya que cierra el poro, donde tu cabello crece.

Si lo utilizas adecuadamente no tendrás ningún problema de pérdida de cabello, pero hay muchos productos especiales que ya sea que te los apliques mientras te bañas o posterior al baño, pero su funcionamiento es desenredar el cabello y a veces tratarlo como las mascarillas o líquidos de peinado. Para aquellas chicas que tiene el cabello ondulado o chino, les recomiendo que siempre tengan un cepillo dentro de la ducha así facilitaran desenredar el cabello sin que este se esponje y parezca que tienen cabeza de micrófono.