Dentro de los múltiples tipos del té de infusión, el té verde es uno de los más populares, pues tiene propiedades diuréticas que las personas aprovechan para bajar de peso, controlar la diabetes e hipertensión.

Al contrario de lo que se piensa, el té verde no mancha los dientes y estudios recientes han encontrado activos en su estructura orgánica que pueden ayudarte a mantener una boca sana.

Un estudio difundido en la revista Journal of Periodontology, analizó a 940 japoneses entre 49 y 59 años de edad, con encías sangrantes. Se descubrió que, tomando una taza diaria de té verde, había notables mejorías en la salud periodontal de los pacientes. Advirtieron que este beneficio se debía al compuesto llamado catechina, uno de los muchos antioxidantes encontrados en este té, que funge como desinflamatorio local y disminuye los síntomas de las encías hinchadas, una respuesta inmunológica natural contra el ataque de las bacterias y causante de la pérdida del hueso que soporta las piezas dentarias. El té ayuda a la disolución de los ácidos que atacan a los dientes.

Suprimir la inflamación es una buena técnica para aminorar la destrucción de los tejidos periodontales, pero no elimina la población bacteriana, ni cura la enfermedad de las encías. Para el control total del padecimiento, debes realizarte una profilaxis en el consultorio y pedir a tu dentista que te asesore en el control de la placa bacteriana.

Visita a tu odontólogo.