A veces, por pena o por no incomodar a quienes están a nuestro alrededor, solemos resistirnos a estornudar. Esto no es completamente sano. Mira por qué.

Función del estornudo. El estornudo es un mecanismo de defensa natural del cuerpo; elimina agentes extraños e irritantes para tu nariz: polvo, caspa, pasto, pelo de mascotas, pimienta, etcétera. Involucra a los músculos del tórax, el abdomen, el diafragma, incluso a los párpados.

Consecuencias. El aire y la presión producidos alcanzan una potencia de hasta 160 kilómetros por hora y reprimirlos podría provocarte desde irritación en las fosas nasales (rinitis) hasta la rotura del oído, o ceguera. Sí, suena mal, ¿no?

Oídos. En la boca tenemos un conducto que recorre de la boca al oído medio y que libera la presión del aire cuando escalamos, nadamos o viajamos en un avión. Un estornudo reprimido podría enviar la presión directamente al oído a través de este conducto y lastimaría severamente el tímpano o la cóclea (caracol), componente encargado de la audición y el equilibrio. Lo que produce náuseas, vértigo y pérdida parcial de la audición.

Ojos. La fuerza producida durante un estornudo, incrementa la presión sanguínea por fracción de segundo; es en los ojos donde los capilares son más frágiles y susceptibles. Si se rompen, esto puede ocasionar desde un ligero derrame hasta la ceguera permanente en personas con glaucoma (presión alta en ojos).

Nariz. Entre más atlético seas, tu estornudo puede ser más fuerte y el aire puede lastimar tus fosas nasales o incluso dañar tus cornetes.Una de cada tres personas estornuda en presencia de la luz brillante, una característica hereditaria por la cual a estas personas se les llama fóticas.

Por qué decimos “salud” después del estornudo. Esta costumbre viene del continente europeo, cuando hacía estragos la epidemia de peste bubónica (que se transmitía a través de las ratas de los barcos) y cuyo síntoma principal era el estornudo.

¡Hazlo bien! Un estornudo es un atomizador a través del cual sale expulsado cualquier agente extraño. Así como es de vital importancia no contener un estornudo, es igual de importante hacerlo correctamente. Es recomendable voltearse de lado y estornudar sobre la manga o un pañuelo desechable para no contagiar los virus que pueden viajar grandes distancias a través del aire o simplemente con el contacto mano a mano.