PATROCINADO POR: HOTEL PANORÁMICO

Con la repentina muerte de Juan Gabriel el pasado domingo a las 11, en Santa Mónica, California, más de cien trabajadores que lo acompañaban en lo que fue su último tour México es todo, se quedaron sin trabajo.

Músicos, coristas, diseñadores, arreglistas, publicistas, peinadores, bailarines, coreógrafos y gente del staff se quedaron sin la compañía del Divo de Juárez y sin poderles llevar sustento a sus familias. Juan Gabriel siempre se caracterizó porque era muy buen anfitrión cuando iban sus amigos a su casa y con su gente.
Los más de 15 mil conciertos que presentó a través de sus 45 años de carrera y, que lo llegaron a colocar entre los 18 músicos más ricos de habla hispana, fueron creciendo en majestuosidad al paso del tiempo. Actualmente los shows que presentaba eran maratónicos, en su presentación en el Zócalo capitalino en 2014, terminó pasadas las cinco de la mañana, en donde interpretó más de 60 canciones de su gran repertorio musical.
Como todo un Divo, gastaba millonadas en su vestuario, el cual era hecho a mano con incrustaciones de piedras preciosas y tela que era traída desde Los Ángeles o Nueva York. Para el tour México es todo, su mariachi creció a 21 elementos. El ballet aumentó a 11. De ser 60 personas en el escenario, llegó a 100. El show incluía pachucos y mujeres en representación de María Félix.
PANORAMICO222