LOS  ÁNGELES.-Aunque es habitual que las grandes estrellas de Hollywood renieguen de sus primeros trabajos cinematográficos, en el caso de Angelina Jolie su reacción al verse a sí misma en su debut en la cinta de ciencia ficción «Cyborg 2» no pudo ser más dramática ya que la fuerte impresión que le causó el resultado final de la producción, sumado a las escenas de violencia, acabaron haciendo que la joven actriz de 17 años vomitara. «Vomité tras verla, sentí verdaderas náuseas.

Pero es normal, tenía 17 años y creía que estaba haciendo una película de verdad, lo cual no deja de ser gracioso, ya que hay una escena en la que me decapitan y continúo hablando, como si eso fuera normal», bromeó la actriz.

ejb