Ciudad de México.- Julián Gil se mostró agradecido por el apoyo que ha recibido de su hermana Patricia Ramosco, quien está en México y visitó el Tribunal Superior de Justicia capitalino para hablar con las autoridades sobre los derechos de los niños y los padres que enfrentan situaciones como la del actor.

Aunque el actor de origen argentino no quiere hablar mucho sobre el tema, comentó a la prensa que se siente bien por ese apoyo. “Nada pesa más que la sangre y en ese sentido estoy muy contento. Anímicamente estoy bien”.

En tanto Patricia, quien acudió al Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México junto con el movimiento “Mil pelotas para ti”, indicó que en el encuentro con las autoridades se trataron todos los puntos que ya se saben sobre el proceso del actor, quien pide una libre convivencia con su hijo Matías, producto de su relación con la actriz Marjorie de Sousa.

“Nos vamos contentos y con una esperanza, estamos convencidos y seguros que nuestros hijos tendrán justicia”, dijo la hermana del actor, quien aclaró que este encuentro no es sólo por su hermano y su hijo, sino por todos los infantes que atraviesan por una situación similar.

Señaló que si su hermano Julián no la acompañó fue porque afrontar un proceso legal requiere mucha fuerza emocional, pero también de dinero y el galán de telenovelas debe trabajar para mantener también los gastos del pequeño Matías.

Afirmó que Gil ha justificado sus inasistencias y todas son por trabajo. “Marjorie de Sousa es una mentirosa y no me cae bien, ni ella ni ninguna mujer que actúe como ella y no permita ver al padre a sus hijos.

“Si ella quisiera hablar lo hago con tal de que Matías tenga un futuro normal, sólo quiero la estabilidad del niño. Esto no es fácil para nadie y es una pesadilla, el niño no es feliz porque seguro percibe toda esta amargura que tiene ella”, señaló.

“Mil pelotas para ti” es un movimiento que busca erradicar la interferencia parental.