Monterrey, N.L. Adal Ramones compartió detalles sobre la muerte de su madre, Teresa Martínez, a cuyo funeral asistió tras actuar en Guatemala.

«Al final de cuentas yo estoy muy tranquilo, nos pudimos despedir de mamá, ella no quería irse rápido, como fue lo de mi papá, muy rápido y fue de un momento para otro, ella decía que no quería que le pasara lo que a mi papá, ‘yo si quiero despedirme de todos y llevarla tranquila, poder ver a gente’ y fue lo que pasó”.

Estando en Centroamérica, Adal dijo que presintió el deceso de su mami.

“Estaba seguro que en ese viaje me iba a tocar, acabamos de tener un gran show en Guatemala, me fui a dormir y dije que en estos días de seguro me iban a hablar y tuve un sobresalto en la mañana y había un mensaje que decía: ‘Que te comuniques a Monterrey’, hablé y mi hermana esy taba muy tranquila”. Antes del deceso, Adal pudo despedirse de su madre y ambos se dijeron que se amaban, algo atípico entre ellos.

“Me quedé solo con ella y le dije ‘gracias por haberme enseñado a tomar desde una cuchara, de saber hacer la tarea y hacerme responsable’, le digracias de todo, ‘gracias por los hermanos que me diste’. El último día con ella fue increíble porque mi mamá nos tuvo a todos todo el tiempo”.

El mejor recuerdo que guarda Adal de la matriarca de la familia es cuando desde niño aplaudió su trabajo: “Tengo fotos donde mi mamá me está aplaudiendo y estoy en el kínder, y estoy imitando a Enrique Guzmán”.

Compartió que algunos colegas le dieron el pésame. “Me escribió Facundo y me puso: ‘nunca vi triste a tu mamá’ y en efecto mi mamá siempre fue risueña, bailadora, y ella por azares de la vida, no tuvo fiesta de 15 años y cuando cumplió 80 le hicimos su fiesta, en octubre sería un año de esa fiesta que duró seis horas”, finalizó.