México.- Carmen Salinas declaró a unos cuantos meses de concluir su gestión como diputada federal, que intentaron usarla muchas veces personas interesadas en crear fundaciones, aprovechando el fuero que en su momento le daba el cargo político que le duró tres años.

Con estas palabras ella nos comentó: “A mí no me gustan las fundaciones, para nada, aparte de que las fundaciones sirven para apoyar a mucha gente malandrina que vive de eso. Si me han ofrecido hacer fundaciones, pero no me gustan. Yo prefiero ayudar de mi bolsillo, comprar una sillita de ruedas, ahí tengo bastones en la cajuela de mi carro y andaderas para cuando se necesite, ya hasta le mandé su andadera a Wanda Seux”, dijo.

En un momento muy sensible, llorando al pie de la tumba de su hijo Pedro Plascencia, que conmemoró el 24 aniversario de su muerte y el sexto de su manager y secretario, El Chato Cejudo, Carmen hizo una pausa para hablar su gestión como diputada federal.

“Descubrí un mundo de gente bonita, luchadores (luchadoras) por legislar leyes para nuestra sociedad y nuestro país”, la actriz confirmó que le dice adiós a la actividad política.