Después del escándalo, Daniela Castro ofreció una conferencia de prensa junto con sus abogados, Alfonso Cabañas, Edmundo de la Garza y Mark Fassold, en la cual informó que fue declarada inocente y que no hubo delito ni causa probable en relación a la acusación en su contra por el robo de una prendas en conocida tienda de Texas, asegurando que se desistió la acusación y que todo fue una equivocación.

Además, se confirmó que contrademandará a la tienda y al empleado que la acusó, solicitando una reparación del daño por más de un millón de dólares.

La conferencia inició con la declaración del abogado De la Garza:

“La señora Castro ha sido declarada inocente; el 28 de septiembre de 2018, la Fiscalía de Distrito del Condado de Bexar, Texas, interpuso una denuncia en contra de Danielle Stefani Arellano Castro, por apropiación ilícita de propiedad valuado entre 100 y 750 dólares… El 29 de noviembre de 2018, el Fiscal de Distrito desistió el mencionado cargo criminal, por no existir causa probable y determinó que la señora Arellano Castro es inocente”.

Con voz entrecortada, al borde del llano, Daniela Castro expresó:

“Quiero compartirles que he vivido la experiencia más difícil de mi vida… He sido juzgada, crucificada, derrotada, humillada; a todos los que me crucificaron y a todos los que me dieron el voto de confianza, les agradezco, porque para mí los tiempos de Dios son perfectos… Soy inocente y se cometió una injusticia; soy madre de familia, tengo 32 años trabajando, tengo una carrera impecable”.

Ya con lágrimas en los ojos y hablando pausadamente, continuó:

“Esta situación que he vivido fue una gran experiencia de aprendizaje para mí; lo único que me lastimó hasta lo más profundo de mi ser, fue el daño emocional, el daño terrible que le hicieron a mi familia, a mí, pero sobre todo el daño que le hicieron a mis hijos… También les quiero aclarar que no soy cleptómana, no estoy enferma de nada, que esto me afectó emocionalmente mucho más de lo que pueden imaginar”.

Respondió a las preguntas de la prensa, sobre el proceso que vivió estos 2 meses:

“Me siento liberada, me siento una mujer muy honorable, pero sobre todo me siento completamente feliz; yo sabía que este momento iba a llegar… Tuve que callar, no podía hablar ni defenderme, por órdenes de los abogados… Tuve un gran aprendizaje en este proceso, de privación de libertad que tuve durante 2 meses; nunca estuve presa los 2 meses, simplemente la privación de mi libertad es estar en un país que no es mi país”.

Aclaró que durante su detención no sufrió ningún abuso, pero vio casos que le impactaron:

“En ningún momento se me faltó al respeto, no estuve en una celda, estuve en un separo y tuve la oportunidad de ver y sentir el dolor de mucha gente, la desesperación, niñas 14 años metidas ahí por drogadicción o prostitución, pero jamás fui agredida, al contrario, me dieron un trato bueno”.

Ha tenido que recibir terapias y tomar antidepresivos por el estrés y la ansiedad:

“En una situación de esta magnitud, necesitas orientación, porque es terrible tener ataques de pánico, yo no sabía lo que era un ataque de pánico, o tener insomnio durantes 3 o 4 días; no sabía lo que era despertar sin aire… Sin embargo me mantuve firme porque tengo 3 razones de vivir muy grandes, mis hijos y principalmente yo”.

Por el momento, no procederá en contra de los medios que hicieron público su problema:

“En este momento lo estoy dejando; 32 años de una carrera impecable y ser una persona honorable, mi honorabilidad nadie la puede destruir… En cuanto a mi carrera, en este momento se está aclarando que soy inocente… No tengo ningún miedo, soy una mujer guerrera, y tengo varias propuestas ya; se hizo un circo de todo esto, pero no me afecta, ni a mi carrera ni en mi cuestión psicológica porque ahora no vayan a decir que estoy loca… Tengo que llevar un procedimiento que es natural, por lo que viví”.

La reparación del daño por más de un millón de dólares, es debido a que perdió varias ofertas de trabajo, además de la afectación que recibió personal y profesionalmente:

“Definitivamente, en estos dos meses hubo una pérdida de varias ofertas de trabajo; en cuanto a mis hijos, los que más me levantaron emocionalmente, fueron ellos… Mis hijos fueron el soporte para poder regresar hoy, a estar con ustedes de esta manera”.

Habló del chat donde comentó del problema con personas que eran de su confianza, y agradeció las muestras de cariño de sus hijas:

“El motor más grande de mi vida fueron mis hijas, fueron las que en primera instancia subieron lo que ellas pensaban de su mamá, eso me llena de amor, y de que les he dado una gran formación, un gran ejemplo para que puedan hablar así de su madre… En cuestión del chat, del famoso audio filtrado, ese chat era de una despedida de soltera que yo iba a hacerle a Grettel Valdés, éramos 8 personas, amigos dentro de ese chat, y me preguntaron que era lo que estaba pasando; aprendi ahí que hablar por el chat, en lugar de escribir, no lo debo volver a hacer… Alguien de este chat filtró, o vendió este audio; no puedo asegurar quién fue, me puedo imaginar; no puedo señalar absolutamente a nadie, ni a Grettel ni a los 8 más que están en el chat, y tampoco puedo sentirme enojada”.

Aclaró que durante el incidente se encontraba sola en la tienda, y que su esposo llegó después:

“Yo fui sola a la tienda, y mi esposo llegó porque me permitieron hacer una llamada; estuve secuestrada durante dos horas, torturándome, minimizándome, señalándome, juzgándome… Lo más difícil para mí fue no poder estar cerca de mis hijos, sin embargo, en algunos momentos fueron a verme; la privacidad de la libertad de no poder regresar hasta que todo se esclarezca como se está haciendo hoy”.

Resaltó el apoyo de su familia, que también ha sido víctima de señalamientos:

“Dentro del rechazo que se les presentó a mis hijas, también se les otorgó y se les dio amor, soporte, cariño; me llegaba información, de que era una enferma mental, que era cleptómana; nunca he tenido un problema mental, gracias a Dios y tampoco tengo cleptomanía, para aclarar a quien tenían esa duda”.

Daniela reiteró lo que comentó su abogado, respecto a que al empleado que la acusó quizá no le gustaban sus telenovelas:

“O a la mejor le caí muy mal en Lo Que la Vida me Robó, era un empleado méxico-americano, pero según él no hablaba español, y yo no hablaba inglés, entonces imagínense”.

Aunque su abogado no le permitió entrar en detalles sobre cómo sucedieron los hechos ese día, o cuál fue el motivo de la confusión, finalmente la actriz respondió:

“La crónica de lo que pasó, de los hechos que viví, lo único que puedo decir, es que soy inocente y que no hay absolutamente nada que me señale; no es que no quiera hablar de lo que viví, pero yo vine aquí a compartirles que por órdenes del fiscal, del juez, soy una persona inocente, nunca robé nada”.

Al ser declarada inocente, su visa quedó vigente… Con un poco de humor, Daniela concluyó la conferencia al hablar sobre la foto que se hizo pública, el día de su detención:

“Muy desarreglada, muy dada a la fregada; al principio me sentí muy mal, aunque he salido en todas mis novelas peor que en esa foto, pero nunca va a desaparecer de las redes; me hace sentir que soy una persona que a su tiempo pude estar con ustedes y aclarar las cosas…

Todas las experiencias hacen crecer, y esto me hizo un mejor ser humano”, concluyó.