Las ilusiones y aspiraciones que La Voz… México usa para ser vendida a los televidentes son al parecer mera mercadotecnia, al menos para dos de sus concursantes y sus historias relacionadas con los coaches Ricky Martin y Laura Pausini, quienes han causado una profunda decepción en los protagonistas de esta historia.

El primer protagonista del trágico cuento es Antar Soberanes, un joven que logró audicionar ante los cuatro coaches y cuya prueba fue transmitida el domingo 12 de octubre, precisamente en la última emisión de la etapa de audiciones.

El día que Soberanes realizó su audición cantó Un nuevo mundo sin ti, el más reciente éxito de Kalimba. Su interpretación se caracterizó por un toque notorio de nerviosismo que provocó la entonación desafinada de algunas notas. En contraste con los errores, Soberanes imprimió una fuerte dosis de energía a su pieza, pero esto no fue suficiente para convencer a alguno de los coaches que se negaron al anhelado ritual de oprimir el botón y girar la silla.

Sin embargo, cuando Soberanes concluyó su participación, Ricky Martin le reconoció su talento y prometió apoyarlo para que pudiera iniciar un camino profesional en el competido mundo de la música, por lo que el desconsuelo para el bateado concursante aminoró considerablemente.

Fue así como el concursante cruzó datos de contacto con el staff del boricua con la promesa de que pronto sería buscadoen próximos días. Hoy, a más de dos meses de su audición, Soberanes sigue sin recibir la esperada llamada.

LA OTRA DECEPCIÓN

La segunda protagonista es la italiana Daniela Pedali, quien apareció en el panorama en los primeros programas.

Daniela sorprendió a los cuatro coaches con su interpretación de Sola otra vez. Martin, Pausini, Yuri y Julión Álvarez giraron su silla para convencer a Pedali de unirse a sus equipos.

Según las imágenes transmitidas, aquella ocasión Pausini invitó a su paisana al equipo, pero esta última prefirió irse al de Ricky Martin.

La noche del pasado domingo, durante la emisión del segundo programa de la etapa de batallas, el boricua la dejó fuera de su equipo, pero solicitó a sus compañeros que la llevaran a sus respectivos grupos mientras el rostro de Pausini denotaba una fuerte indiferencia. En efecto, Pausini nunca oprimió el botón para evidenciar sus intenciones de robarse a su paisana.

Ayer, el programa Fórmula espectacular detalló que la complicada relación entre Pausini y Pedali habría surgido en la época en la que ambas iniciaban en la industria de la música, en su natal Italia. El desencuentro entre ambas se habría dado ante un supuesto abandono a Pedali, sufrido por parte de sus publicistas, quienes en aquel momento se enfocaban en impulsar la carrera de Pausini.