Eduardo Yáñez se sinceró durante una entrevista en el programa Netas Divinas, y confesó que era tan grande su adicción al alcohol que una vez lo llevó a beber loción para afeitar.

“Lo que empiezas a necesitar por culpa de tu cuerpo es muy difícil ahí tienes que usar tu cuerpo para quitártelo, yo fui alcohólico, entonces todo se te hincha por dentro, el hígado, el bazo, todo, no puedes ir al baño, se te empieza a hinchar la cara, te pones rojo, las venas, el tembloreo, el humor, entonces si no te echas un %$& trago, todo esto no se calma”, declaró.

Al ser cuestionado sobre cómo decidió dejar de beber, Yáñez relató: “ya lo último que tomé recuerdo fue loción para afeitar con agua de la llave, ese fue el último trago que me metí antes de pass out (desmayarse)… cuando desperté pues era todo temblor, mi cabeza, fui al espejo y ahí vi las venas así… hinchadas, los ojos rojos, empiezas a llorar, empiezas a ver la realidad, esa es la realidad, así es la realidad porque mientras esta en el “acá” del “acá”, la realidad es la que estas creando esa sensación, pero no existe, tú la estas creando y esa del espejo aunque rompas el espejo no te vas a ir de ahí y ahí estás y dije: ‘ese güey, no soy yo, eso no es lo que yo quiero de mí’, y paré de tomar”.

Finalmente, Lalo subrayó que debido a su fama tuvo que tratar su adicción fuera de un centro de rehabilitación. “No pude internarme en un hospital porque la publicidad, ya ves que son re buenos para eso, porque además el amigo más cercano es el que te $%$”.