El programa Despierta América tuvo una entrevista con José Alberto “El Güero” Castro en la que, entre otros temas, se habló de su matrimonio con Angélica Rivera.

“¿Usted sigue casado ante la iglesia?”, se le cuestionó al productor de Por Amar sin Ley. En lugar de responder, el hermano de Verónica Castro prefirió contestar con evasivas, que han dado a pensar que quizá su matrimonio con Angélica nunca se disolvió… lo que significaría que la boda entre el expresidente Enrique Peña Nieto y la actriz fue falso.

“Eso es meramente una parte de una institución. Para mí mi matrimonio no está en una iglesia ni está en un papel; mi matrimonio está en un acto de convicción ante una persona y yo tuve un matrimonio muy bonito, un matrimonio maravilloso con una persona a la que siempre le he mostrado mi respeto y mi cariño y recibí de ella lo mismo. Mi matrimonio no estuvo hecho en una iglesia, en una ley. Estuvo hecho en una palabra en la cual tanto ella y yo lo aceptamos y cuando terminó, se terminó”.

Pero, ¿cómo fueron en realidad las cosas entre “El Güero” Castro y la ‘Gaviota’? Vayamos por partes.

2004
Luego de vivir varios años en unión libre y después de haber tenido tres hijas, Sofía, Fernanda y Regina, la actriz y el productor se casaron el 2 de diciembre en la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, en la Colonia Roma. Se trató de una celebración pequeña.

Existe un acta de matrimonio eclesiástico, firmada por el sacerdote Ramón García López. En el documento se lee: «Yo, P. Ramón García López C.R. asistí el Matrimonio Canónico Religioso de José Alberto Castro Alva y Angélica Rivera Hurtado, quienes recibieron las bendiciones nupciales”.

En esa boda estuvo como invitado el llamado “Sacerdote de las estrellas”, el padre José Luis Salinas, quien acostumbraba a oficiar todas las misas que se realizaban en Televisa, con motivo, por ejemplo, del inicio de grabación de alguna telenovela. El 11 de diciembre, los recién casados viajaron junto con sus familiares y amigos a Pichilingue, (cerca de Acapulco), donde tuvieron otra ceremonia simbólica con más invitados, misma que fue oficiada por el padre José Luis Salinas.

2008
Angélica y ‘El Güero’ anuncian el fin de su matrimonio.

2009
En marzo de ese año, la actriz acudió a la Arquidiócesis de México para pedir la anulación de su matrimonio. Dos meses después se emitió un decreto en el que se declaraba nulas sus bodas (la de la Ciudad de México y la de Pichilingue), pues se decía, había un ‘defecto canónico’.

En junio de ese año, Angélica explicó a Quién: “Después de mi divorcio civil, pedí la anulación de mi matrimonio por la Iglesia y hasta entonces me enteré de que la Iglesia no puede hacer válido el supuesto matrimonio de la iglesia de Fátima porque no se corrieron amonestaciones, en la ceremonia del 2 de diciembre no hubo anillo, no hubo lazo y, por si fuera poco, el padre de la iglesia de Fátima que firmó el acta no tenía permiso para celebrar el sacramento. Por eso la Arquidiócesis Primada de México lo resolvió como una “falta de forma canónica”, pero la verdad fue un error nuestro porque no sabíamos que se podía presentar esta situación”.

Estos dichos de la actriz fueron puestos en duda por su cuñada, Verónica Castro quien alegaba a la revista Hola! que José Alberto iba a ser sacerdote antes que productor, y que por lo tanto era imposible que hubiera pasado por alto estos detalles.

En ese año, la Arquidiócesis inició un proceso en contra del padre José Luis Salinas “por haber actuado como sacerdote sin licencia; haber simulado el matrimonio de Rivera y Castro, por lo que debía ser “castigado con una pena justa”, y que había realizado sacramentos en Televisa sin autorización de Norberto Rivera”, según cuenta una investigación hecha por Aristegui Noticias .

El veredicto prohibió al padre volver a ejercer el ministerio y hasta se le prohibió vivir en la CDMX. Entonces “El Güero” Castro escribió una carta de apoyo al sacerdote, en la que, entre otras cosas decía: “En todo momento fuimos conscientes de que el acto sacramental se realizaba allí (en la Iglesia de Fátima), como queda constancia en el acta matrimonial recibida, con las firmas de los contrayentes y del sacerdote, así como también de los testigos que nos acompañaron”, es decir, el productor contradecía lo dicho por Angélica: el matrimonio por la iglesia sí fue real, no hubo errores.

Ahora que Despierta América cuestionó al “El Güero” Castro sobre su apoyo al sacerdote, el productor sólo comentó: “Fue parte de lo que se vivió, son historias de hace muchos años, no podría yo comportarme de ninguna manera, nunca hubo dolo de ningún sentido, fueron las circunstancias que se presentaron en ese momento y siempre hay que tratar de poner las cosas claras”.

2010
El 27 de noviembre EPN y Angélica Rivera se “casan” en una ceremonia a puerta cerrada en la Catedral de Toluca, pocos días después de que el padre Salinas envió una carta a Peña advirtiendo: “En Acapulco se celebró una misa, que yo mismo presidí por invitación de los esposos, en la que se renovó el compromiso matrimonial realizado canónica y previamente a la mencionada celebración. Del consentimiento matrimonial no fui yo el testigo canónico sino un sacerdote debidamente delegado para ello, lo que hace que el matrimonio fuera absolutamente válido y no tan fácil de ser anulado. Si en este tema, no lo sé, alguien le ha asesorado, quiero decirle que lo ha hecho no sólo mal sino MUY mal. Las implicaciones que todo esto tiene son en verdad muy graves y por lo mismo muy importante de tomarse en cuenta”.