Paulina Rubio sufrió el embargo de su residencia de Miami, Florida, como consecuencia de una solicitud realizada por varios de sus ex abogados, quienes alegan que la estrella mexicana les adeuda su salario correspondiente de al menos un año de trabajo.

Por si fuera poco, la cantante deberá enfrentarse nuevamente a su ex pareja Nicolás Vallejo-Nájera, mejor conocido como Colate, quien le reclama pagos atrasados de la pensión que le corresponde.

El equipo jurídico que se encargó de contrarrestar los efectos de la primera demanda que Vallejo-Nájera interpuso contra Rubio en 2011, abandonaron el caso el pasado martes 23 de junio.

En el informe de los litigantes se hace referencia al impago por parte de la intérprete y al mismo tiempo se solicita el embargo de la residencia que su exclienta posee en la isla de Di Lido, en las inmediaciones de la llamada Ciudad del Sol. Se sabe que la solicitud de los abogados fue concedida como garantía de pago. –