Para nadie es un secreto que la carrera musical de Luis Miguel se encuentra en un bache, mismo que hasta el momento ha sido insuperable, y aunque el equipo del cantante ha maquinado una nueva gira a Colima y Puerto Vallarta, que son pequeños y la presencia del astro podría causar gran expectación, esto no ha sido así, pues la venta de boletos es un rotundo fracaso.

Luis Miguel se presentará el 11 de noviembre en Puebla, el 14 en Colima y el 15 del mismo mes en el Centro de Convenciones de Puerto Vallarta, pesando sobre sus espaldas los alegatos de que su show es el monumento a lo aburrido, pues el único plus ofrecido es que cantará con mariachi.

El boletaje para su presentación en Puebla, en el Auditorio Metropolitano con capacidad para cinco mil personas va para llorar, pues a una semana de abierta la taquilla, sólo se han vendido 376 entradas, las cuales oscilan entre 500 y 5 mil pesos.

En Colima, la situación no mejora, pues Luis Miguel pisará el Palenque de Villa de Álvarez, y con precios oscilatorios entre los 400 y los cinco mil pesos, la zona que mejor venta registra es la que vale mil 350 pesos, con los boletos prácticamente agotados.

A pesar de que en Puerto Vallarta los boletos son más accesibles, debido a que el Centro de Convenciones alberga a siete mil personas, la venta se encuentra estancada, pues solamente han conseguido vender 576 localidades, llamando la atención que la sección más vendida es la VIP, con un costo de dos mil 900 pesos.

Estas precarias cifras encienden los focos rojos de su equipo, pues demuestra que ya le dan la espalda, toda vez que hace siete años, última vez que se presentó en Puerto Vallarta, los boletos se vendieron en menos de 48 horas.

Después de ofrecer 12 conciertos en el Auditorio Nacional, sumará otros tres en noviembre próximo.