Erasmo Catarino, ganador de La Academia cuarta generación, no gozó del éxito que sí logró el segundo lugar: Yuridia.

El cantante ganó por su cercanía con el público, pero tras el programa su vida cambió completamente.

Regresó a la música después de haber vivido una serie de acontecimientos que le impidieron disfrutar de la fama y continuar al éxito.

Falleció su sobrino de cáncer, de lo cual se quejó en 2017, y fue porque el gobierno no equipa a los hospitales.

En su familia se sufrió un secuestro, extorsión, pero después de todo regresó a la música.

En 2018 hizo su retorno, aunque sin mucho éxito. Ni siquiera le sirvió el impulso de La Academia de ese año.

Actualmente en sus redes sociales promueve sus presentaciones.

Lejos está de la fama lograda por Carlos Rivera o Yuridia, incluso de otros ex académicos, pero sigue en la música y hace su lucha.