Erika Buenfil dio a conocer que para ella fue muy complicado ser madre soltera. La actriz solía llorar a solas por no tener la certeza de estar haciendo las cosas bien durante la crianza de su hijo Nicolás.

«Yo no tenía a nadie cerca de mí que le hubiera pasado lo mismo, yo no conocía a ninguna madre soltera», contó la actriz en entrevista con Mezcalent. «Sentía que el mundo se me venía encima por supuesto. Entonces a los dos años muere mi mamá, como que muchas puertas se van cerrando, pero dicen que cuando se cierra una puerta es porque se va a abrir otra más grandota, uno no lo entiende hasta que sucede»

La actriz  afirmó que el reto más importante en su vida ha sido el de ser madre soltera.

«Sí es difícil porque te tienes que hacer pedazos, aunque te estés derrumbando por dentro tienes que estar firme y tu hijo te tiene que ver firme para fomentarle seguridad, porque si tú estás insegura, el niño lo recibe», agregó. «No es fácil, pero pasa el tiempo, lo único que puedo decir es que encomendándose a Dios y refugiándose en los amigos, en la familia, ya no es imposible».

La actriz  dijo estar orgullosa del amor que el pequeño Nicolás siente por ella.

«Dice que soy la mejor madre del mundo, que soy una súper mamá», contó la orgullosa madre. «Es un gran niño que ha aprendido a vivir con una mujer, actriz, artista, trabajadora y profesional».

*Brcl