Nos enteramos de que hace un par de semanas, Gerardo Bazúa, de 32 años, viajó a Miami para tratar de remediar una vez más sus problemas con Paulina Rubio, de 45, pero ella lo único que hizo fue azotarle la puerta en la cara, dejándole claro que no quería saber absolutamente nada de él, y que mejor se dedicara a firmar el convenio que ya le había hecho llegar a través de su abogado.

Esto hizo que el sinaloense se saliera de sus casillas, advirtiendo que ese jueguito no le gustaba en lo absoluto, y que si no cambiaba de actitud, le revelaría a la prensa muchas cosas que no saben de ella, desatando la ira de La Chica Dorada, quien arremetió contra Jerry, y le comentó que si él se atreve, ella lo denunciará por depravado.

-¿Cómo ha reaccionado él?

“Dejó pasar un tiempo para que las cosas se enfriaran, y hace un par de semanas viajó a Miami; su intención era convencerla de que lo perdonara regresaran, pero lo único que obtuvo fue que le azotara la puerta en la cara, y le mencionó que no tenía nada que hablar con él, si no firmaba el convenio”.

-¿Bazúa qué le dijo?

“Enfureció, nunca esperó que estuviera tan decidida; a tal grado llegaron las cosas, que a gritos la amenazó con revelar a los medios de comunicación sus secretos, si ella no cambiaba de opinión; está dispuesto a sacarle sus trapitos”.

-¿Qué tan malo puede ser esto para ella?

“Es que es algo que compromete su imagen artística y su vida personal. Este tema tiene que ver con el consumo de mariguana; está dispuesto a hacer su denuncia pública, y le aseguró que no la va a dejar que se salga con la suya, como está acostumbrada, pero Paulina de inmediato lo calló y le bajó los humos”.