Los Ángeles (Agencias).-Después del encuentro que ayer miércoles 31 de agosto tuvo el presidente Enrique Peña Nieto con Donald Trump, candidato republicano por la presidencia de los Estados Unidos, el cinesta Alejandro González Iñárritu manifestó su opinión en un texto que El País publicó hoy.

En éste, el director de “Birdman” cuenta que supo de la invitación mientras se trasladaba en tren hacía Los Ángeles, California, por lo que sintió “una profunda tristeza, indignación y vergüenza”, durante el trayecto que inició en Solana Beach que pasa cerca a los campos de jitomate donde trabajaban campesinos de Centroamérica y Mexico.

Posteriormente añade: “La invitación de Enrique Peña Nieto a Donald Trump es una traición. Es avalar y oficializar a quien nos ha insultado, escupido y amenazado por más. Es carecer de dignidad y fortalecer así una campaña política de odio hacia nosotros, hacia media humanidad y hacia las minorías mas vulnerables del planeta. Es poner en riesgo el futuro y la vida de 16 millones de mexicanos”.

El texto también hace hincapié en que “el 40 % de los inmigrantes mexicanos y centroamericanos, más que indocumentados, son refugiados”, debido a que la gente huye porque en sus países de origen “les han negado un trabajo y una vida segura y digna”, así que enlista razones como el hambre, la miseria extrema, violencia y amenazas del crimen organizado como detonantes de sus decisiones.

“Más que un problema de seguridad y terrorismo, esta es una crisis humanitaria”, reitera antes de poner sobre la mesa que, pese a ello, los mexicanos en el país vecino no se dedican a pedir limosnas, sino a trabajar honradamente y activar ambas economías.

“Trump debió ser nombrado desde hace mucho tiempo por nuestro Gobierno ‘persona non grata’. Por exaltar el odio y la división en su país y distorsionar esta realidad sin compasión alguna”, son otras de las frases con la que el cuatro veces ganador del Óscar y el Globo de Oro, contrasta cómo empresas internacionales rompieron tratos con Trump por sus comentarios racistas, mientras que el mandatario mexicano le dio “una oportunidad y plataforma que este ha aprovechado para repuntar y coronarse en Arizona, prometiéndole a sus seguidores burlonamente, que el ‘amigo’ que acababa de abrirle las puertas de su casa, no sabía aún que iba a pagar un muro y le enviaría de regreso a sus millones de mugrosos y criminales”.