PATROCINADO POR: ÓPTICA RAZO

Un nuevo secreto sobre Juan Gabriel fue revelado, la cantante Queta Jiménez, conocida como La prieta linda, asegura que su ahijado estuvo perdidamente enamorado de una mujer.

“Sí lo estuvo, pero creo que él no lo quisiera decir, nunca lo dijo a nadie más que a mí y la verdad es que yo estaba muy celosa porque yo le decía, te vas con ella y yo me quedo solita, iba de una ciudad a otra, la perseguía y la quería mucho hasta la muerte”.

La cantante que hoy tiene 83 años, asegura que esa mujer aún vive y es conocida en el medio del espectáculo. “Cuando esa mujer lo rechazó, se acabó, no tuvo más mujeres, sino novios”.

Tras la insistencia para que revelara la identidad de esta mujer que robó el corazón del llamado Divo de Juárez, así contestó “Ahorita está en el cielo mi corazón y dice, madrina, no estés diciendo cosas, me lo prometiste. A esta mujer le pidió matrimonio, recuerdo la vez que me la presentó, no lo podía creer, es la única vez que la vi porque me daban celos, pues no tenía a nadie más que a ella y a mí y cuando salió de Lecumberri, lo primero que hizo fue ir a buscarla”.

Por si eso fuera poco, La prieta linda acaba de una vez con todos los rumores sobre los hijos de Juan Gabriel y asegura son sólo 5 hijos y uno es adoptado. “Uno, Alberto, no era su hijo y todos los demás sí, la mamá (Laura Salas), le guardaron los espermas del querido Alberto (Juan Gabriel) y vino primero Iván, ay, cómo corrían esos muchachillos por todos lados, querían muchísimo a su padre y él a ellos”.

Hace unos días el programa Primer Impacto, de Univisión, dio a conocer a Luis Alberto, un joven de 26 años que asegura ser hijo de Juan Gabriel, quien vivía escondido de todo, persona que Queta Jiménez dice desconocer y que miente.

“Pues si a esas vamos, yo también soy su hija. Ahora va a tener muchos hijos, pues creen que hay dinero”.

Doña Queta, quien fue como una madre para Juan Gabriel, más de una vez le preguntó si ya tenía su testamento hecho.

“Se lo pregunté la última vez que lo vi, un mes y medio antes de que se muriera y él me dijo que sí, pero como estaba loquito, quién sabe si dejaría testamento. Lo que sí sé es que a Iván le dejó todas las representaciones de su vida, los discos, las casas, una enorme en Las Vegas y ahora tiene mucho qué arreglar”, explicó.

razo