Si alguien sorprendió desde los primeros minutos de «MasterChef La revancha» la noche de ayer domingo fue Rogelio pues se convirtió en el primero en asegurar su lugar una semana más dentro de la contienda.

Para asombro de los jueces y sus compañeros, el platillo de Rogelio fue el mejor durante el primer reto de la caja misteriosa y su triunfo le permitió subir al balcón y decidir quiénes harían pareja para el siguiente platillo.

La segunda parte de la competencia consistía en cocinar sardina en lata o fresca o robalo seco y Rogelio también fue el encargado de elegir quién cocinaría con qué proteína.

Por estrategia decidió que Julia y Lourdes -cuya relación no es buena- fueran uno de los equipos y las demás parejas quedaron conformadas por Doña Clarita y Gina; Memo y Pastor; Willi y Miguel; Yanin y Pablo; Carmen y Kenia; Cyntia y Patricia.

Durante la preparación las fricciones entre Julia y Lourdes fueron evidentes lo que las llevó a discutir en más de una ocasión y las perjudicó pues su platillo fue de los peores. A ellas se sumaron Yanin, Pablo, Carmen y Kenia quienes tuvieron que ponerse el mandil negro y prepararse para el reto de eliminación.

En contraste Memo y Pastor presentaron un platillo digno de elogios y fueron los primeros en lograr un lugar en el balcón gracias a sus tacos de sardina.

«Es el mejor que he probado en esta temporada», dijo el Chef Benito.

«El taco tiene un nivel de complejidad que hay que aplaudir», comentó Herrera.

Ya en la recta final la última prueba de la noche consistió en preparar 16 petit four, cuatro de cada uno de los estilos.

«Esto es un poema culinario, eso es lo que tienen que servirnos», explicó el chef Herrera.

Se trataba de pequeños platillos dulces para comer después del postre y, para gusto de los chefs, todos los concursantes recibieron mayormente críticas positivas.

Durante la hora y media que tuvieron para cocinar hubo tiempo hasta para la trampa pues Yanin encontró tirada la hoja de recetas de Lourdes y, aunque ésta gritó preguntando si alguien la tenía, Yanin decidió quedarse callada.

Al final de la noche y a pesar de que sus preparaciones fueron elogiadas Doña Julia se convirtió en el cuarto participante en abandonar la competencia pero lo hizo llena de comentarios positivos y agradecimientos tanto de los chefs como de los otros participantes.

«Se tiene que sentir muy orgullosa de lo logrado», dijo la chef Edith.