Julián Gil está dispuesto a ir a la cárcel, por no declinar y no borrar la bandera de Puerto Rico que pintó en la fachada del edificio donde inauguró su restaurante.

“Me atrevo a apostar aquí que la bandera no se va a borrar. El tema está en que la bandera está pintada, si me quieren hacer borrar la bandera, ahí se va a formar el lío de los pastores”, declaró el actor durante la conferencia de prensa en la Compañía de Turismo, donde ofreció detalles de la cuarta edición de las llamadas Fiestas de la Calle, organizadas por la comunidad puertorriqueña de Miami.

Vecinos y algunas personas que se dedican a cuidar la imagen urbana: Junta de Preservación Histórica y Ambiental de la ciudad, protestaron por la bandera pintada por el artista Héctor Collazo, alegando que esos colores rompen con el estilo arquitectónico de la zona, y exigen que sea borrada.

Las partes expresarán su opinión el próximo mes de marzo, cuando están citadas ante la autoridad para discutir este caso.