Se llevó a cabo la prime­ra audiencia en los juz­gados de lo familiar en la CDMX entre Marjorie de Sou­sa y Julián Gil. La primera en llegar al juzgado fue Marjorie, quien escol­tada por más de seis elementos de segu­ridad y acompañada por sus abogados, co­mentó. “En algún mo­mento hablaré, les pi­do paciencia”, comen­tó la venezolana.

“Se trata de defen­der a mi hijo y de lle­gar a un acuerdo, se ha llevado demasia­do lejos, es muy triste y no es justo”, comen­tó Marjorie.

Posteriormente llegó Julián, acompañado por su abogado y por su mánager. “El objeti­vo es poder ver al ni­ño, básicamente, que las cosas sean justas sobre todo por Matías, que aquí es lo más im­portante, aunque se está viendo una ba­talla entre Marjorie y ­yo, son negociaciones”.

Durante la audiencia que du­ró dos horas, Julián volteaba a ver a Marjorie de Sousa, bus­cándole la cara y ella ni se in­mutaba. Al finalizar el en­cuentro, Julián fue el primero en salir de la sala, no sin antes intercambiar unas palabras con el chofer de Marjorie.

“Ella defiende sus derechos y yo defiendo los míos, pero no pudimos llegar a un acuer­do, así que se verá más adelan­te con un juez, aunque todavía existe la posibilidad de que lo hablen los abogados o nos reu­namos nosotros para evitar lle­gar a juicio”, explicó el guapo argentino.

“Estoy trabajando por el bienestar de Matías, no puedo decir ahorita nada”, concluyó de Marjorie de Sousa.

Finalmente, Julián Gil no oculta la tristeza que le cau­sa estar alejado de su pequeño hijo Matías, y es por eso que se ha refugiado en su familia con una terapia de cariño. “Recu­perándome y estando más cer­ca que nunca de mi familia”, co­mentó el actor argentino.

“Mi hermana Lore ha estado al pendiente de mí, le agradez­co estos momentos”, pues Ju­lián estuvo todo el fin de sema­na con sus hermanas y su ma­dre en Miami antes de viajar a México.

DATO

Marjorie pide 200 mil pesos como pensión pa­ra los gastos de su hijo y Julián con­trademandó ofreciendo 20 mil pesos mensuales.