No hay muchas reglas. Más bien, aquí en el equipo de Julión y su Norteño Banda hay reglas normales. Todos somos adultos, todos tenemos una familia y todos merecemos respeto. Lo que siempre les digo es que saben bien cómo actuar, cómo hacer las cosas y entre todos jalarnos y gracias a Dios me ha funcionado, ya son nueve años que somos casi los mismos y han cambiado por los que se han ido sumando nomás.

›› ¿Qué soñabas de niño?

Ser piloto, veía pasar una avioneta o un helicóptero y me salía corriendo a verlos. Soñaba con ser piloto y no se me dio. Ahora no tengo tiempo para estudiar, pero más adelante, si Dios lo permite, me gustaría aprender.

›› ¿Estás consciente que todo lo que sube, baja?

Estoy muy consciente de eso. Muchas carreras ajenas, sin llegar a juzgarlos, han servido para darnos cuenta que todo en la vida, no sólo en la música, es una pelotita: tarde o temprano esto dará vueltas para abajo.

›› ¿Qué dirá tu lápida?

¡Ay, ca…! Nunca lo he pensado, eso sí no sé.

›› ¿Apoyas a alguien que no sea de tu familia y en qué inviertes dinero?

Se llama Raúl Guzmán. Es un chavalillo de Guadalajara, muy bueno para manejar y está en la Fórmula 1 en Italia. Lo estamos apoyando entre su papá, Rafael Márquez y un servidor.